Ponerse en el lugar del otro, un valor que puede mejorar el mundo

El neurólogo Daniel Drubach, demostró que existe una función cerebral que permite el ejercicio de la empatía en todos y cada uno de los seres humanos

Los prejuicios, la intolerancia, el enojo, el egoísmo y el engaño, son emociones que atraviesan a los seres humanos ante circunstancias provocadas por los hechos , las palabras o simplemente, la presencia del otro. Los valores absolutamente contrarios a este comportamiento actitudinal son la tolerancia, el respeto, el conocimiento, la compasión y la solidaridad que además se resumen en un solo concepto: la empatía.
 
Ponerse en el lugar del otro no es un valor agregado o una cualidad para pocos, sino más bien todo lo contrario y la ciencia lo ha constatado. En el marco de su exposición en la edición 2013 del TEDx Río de la Plata, el neurólogo Daniel Drubach, demostró que existe una función cerebral que permite el ejercicio de la empatía en todos y cada uno de los seres humanos.
El reconocido científico argentino es uno de los mayores referentes en neurología a nivel mundial y hoy desarrolla sus investigaciones en Mayo Clinic, una organización que nuclea en Minnesota (Estados Unidos) a los más destacados profesionales de la ciencia de los 5 continentes.
 
En la actualidad, Drubach encabeza una investigación científica basada en la “teoría de la mente”, una red neuronal que se consolida en los niños a partir de los 5 años y determina en los seres humanos la facultad cognitiva conocida como empatía.
 
"El cerebro tiene una red neuronal. Es decir, un sistema que se activa cuando tratamos de pensar como otra persona. Fuimos diseñados para ponernos en el lugar del otro", aseguró Drubach.
 
Pero, si la empatía es una cualidad intrínseca de los hombres y mujeres, ¿por qué su ejercicio en limitado? El neurólogo argentino explicó que esta función cognitiva no en todos los casos deviene en la capacidad de ponerse en el lugar del otro o en la compasión y comprensión del prójimo sino que puede ser ejercida hasta para fines perversos. "Si quiero planear una emboscada, debo pensar como el enemigo. Se cree que los torturadores tienen muy desarrollada la teoría de la mente para ponerse en el lugar de las víctimas e infligir más dolor", afirmó.
 
Si bien existen casos particulares de personas que utilizan diversas facultades cognitivas para infringir daño, estos no representan a la gran mayoría de los seres humanos quienes cuentan con la verdadera y legítima capacidad ejercer la empatía a favor de sus propias biografías y especialmente, en las de su prójimo.
 
“Creo que el mundo sería mejor si ejercitáramos más la capacidad de ponernos en el lugar de los otros”, sostuvo Daniel Drubach invitando a despertar una capacidad y una función cerebral latente en todas las personas desde su más temprana infancia.
 
Sobre Daniel Drubach
 
Dedicó su vida y obra a la ciencia con el fin de mejorar la calidad de vida de sus pacientes y además aportar conocimientos científicos para incrementar la solidaridad entre las personas.
Es Profesor Asociado de Neurología en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, USA, desde el 2000 a la actualidad. Allí, además de trabajar activamente en trabajos de investigación, diagnostica y trata trastornos del sistema nervioso central y periférico, como demencia, Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple y tumores cerebrales.
 
Daniel Drubach realizó una especialización en Neurorehabilitación en la Universidad de Maryland (1981-1990), en los Estados Unidos, en dónde además ejerció como Jefe del Servicio de Rehabilitación de trauma y fue Jefe de Servicio de Coma hasta el año 2000.
 
Su principal objetivo como profesional de la medicina no sólo es ocuparse del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades sino transmitir esperanza y la capacidad de salir adelante a través del ejercicio de un pensamiento proactivo y positivo, brindándoles la posibilidad de maximizar su calidad de vida.
 
Sus investigaciones y obras fueron inspiradas en sus pacientes con quienes mantiene una relación permanente y suele afirmar que son ellos quienes lo ayudan a él en la vida y en la profesión.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano