Orán cuenta su historia solidaria

En apariencia es un pequeña historia, de esas noticias que se pierden entre los alarmantes titulares en la sección de Información General. Sucedió en Orán, una localidad de la provincia de Salta, Argentina

En apariencia es un pequeña historia, de esas noticias que se pierden entre los alarmantes titulares en la sección de Información General. Sucedió en Orán, una localidad de la provincia de Salta, Argentina. Los directores del Colegio Nº 5040 le hicieron frente a una realidad que es la de cientos de escuelas en la Argentina. Pero ellos, hoy son noticia por hacer algo al respecto. En la escuela hay 24 mamás adolescentes, un papá y 10 jóvenes embarazadas. Ante este cuadro de situación, la mayoría de las alumnas/os abandonan sus estudios ya que deben trabajar o bien, no tienen con quien dejar a sus hijos.

Las autoridades de la escuela, tuvieron la idea de evitar la deserción escolar de sus alumnos tendiéndoles una mano, dándoles soluciones concretas a sus necesidades. Maestros y directores estuvieron de acuerdo: había que abrir un jardín maternal en la institución y así, madres y padres podían estudiar mientras sus hijos estarían cuidados en el mismo sitio que ellos. Y así sucedió. Tras mucho esfuerzo, los directores del Colegio Nº 5040, inauguraron este lunes el Centro de Desarrollo Infantil que funciona dentro de la misma escuela. Hoy el jardín cuenta con 12 chicos a cargo docentes capacitadas para su atención y este año esperan la llegada de diez bebés, de las alumnas que se encuentran con un embarazo en curso.

Los directores de la escuela habían confirmado tiempo antes la deserción escolar de sus alumnas. Ellos hablaron con las mamás adolescentes y ellas les comunicaron que al nacer sus hijos tenían que abandonar su educación ya que no podían pagar una persona que cuide a los niños. Hoy ante la inauguración de la guardería las estudiantes embarazadas y con hijos ratificaron que podrán terminar de cursar su secundario. Esta iniciativa beneficia a adolescentes de entre 13 y 20 años, que estudian en la localidad de Orán, pero la realidad de este establecimiento sólo es un caso exponencial de una realidad que abarca a las jóvenes de toda la Argentina.

El Fondo de Población (UNFPA) de las Naciones Unidas, a través de su representante María del Carmen Feijoo, puso en evidencia la realidad de la maternidad adolescente en el país. “Uno de cada seis nacimientos corresponde a mujeres de 15 a 19 años. Con mínimas variaciones, la tendencia es de un aumento de partos en chicas de esa edad en la Argentina”, advirtió la delegada de la ONU. La deserción escolar en la Argentina afecta al 55,2% de la población de 15 o más años de edad, de acuerdo con los últimos índices establecidos por el Censo 2010. Es decir, más de la mitad de los jóvenes argentinos tiene el secundario incompleto o bien, no concurre a la escuela.

Uno de los motivos que inciden en la deserción escolar de forma directa es la maternidad a edades tempranas. En este sentido, el informe de Naciones Unidas, titulado “Promesa de Igualdad”, advierte la urgencia de mejorar la educación, la salud reproductiva y las oportunidades económicas de la mujer en el contexto actual. Los índices de embarazo adolescente en la Argentina son mayores entre seis y diez veces a los registrados en España, Italia, Francia, Alemania y Canadá, informa la ONU. Y agrega que “la difícil situación de las niñas madres es la más grave en la historia de la humanidad ya que casi la mitad de la población mundial —unos 3.000 millones— son personas menores de 25 años y la actual generación de jóvenes es la mayor de la historia. De ellos, un 85% vive en países pobres y los países más pobres son los que tienen más altos porcentajes de jóvenes. Entre estos últimos, más de 500 millones de jóvenes viven con menos de 2 dólares diarios".

La escuela de la localidad de Orán, en Salta, hoy aporta su granito de arena. Sus alumnas tienen la posibilidad de no abandonar, de seguir estudiando y de proyectar a futuro, una biografía con las herramientas necesarias para progresar.Hoy Orán cuenta su historia solidaria y cada organización, cada Estado, cada uno, puede unir esfuerzos para hacer de la educación un derecho para niños y jóvenes en todos los contextos.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram