Mujeres al volante: Más seguras y precavidas

La conclusión de esta investigación fue que la mujer es «menos arriesgada que el hombre y esta es la razón por la cual su participación en accidentes es mucho menor»

Manejar o conducir ya no es “cosa de hombres”. Este prejuicio acuñó la popular frase que les recomienda a ellas “que se vayan a lavar los platos”. Pero, una vez más, la realidad contradice al mito.

Según una investigación realizada por la ONG Luchemos por la Vida, las mujeres conducen en forma más segura que los hombres. La organización precisó que ellas son protagonistas de accidentes de menor peligro y utilizan un 46% más el cinturón de seguridad que ellos. Además el estudio estableció que violan el semáforo rojo un 52% menos.

La investigación se realizó sobre un total de casi 5.000 conductores de autos particulares. Una de las claves de este estudio fue develar la preponderancia de los hombres a la hora de provocar accidentes de tránsito. Esta ventaja de las mujeres sobre los varones no significa que ellas no generen inconvenientes, pero según indicó Luchemos por la Vida, sus faltas más frecuentes suelen ser errores en maniobras de giro e intersecciones y al circular marcha atrás. En cambio, los hombres producen accidentes mayormente por sobrepasos inadecuados, exceso de velocidad y por conducir alcoholizados.

El Centro de Experimentación en Seguridad Vial (CESVI Argentina) reveló que la participación real de las mujeres en accidentes con fallecidos y lesionados graves es del 3,2%, mientras que los hombres participan en el 96,8%.

La conclusión de esta investigación fue que la mujer es “menos arriesgada que el hombre y esta es la razón por la cual su participación en accidentes es mucho menor”. En este marco, la investigación estableció un perfil de los conductores y las conductoras con el fin de determinar sus diferencias.

"La mujer conductora es más respetuosa de las reglas y acepta las consignas sin desafiarlas o intentar trasgredirlas, suele ser paciente, no presenta una gran afinidad con los aspectos técnicos aunque le gustan cada vez más los vehículos. Trata de no abordar velocidades excesivas y delega la conducción, si es necesario", destaca el informe. Además resalta que no le teme a las advertencias y es más receptiva a los consejos de seguridad vial. También tiene una mayor frecuencia en el uso del cinturón de seguridad.

En cambio, el perfil masculino es absolutamente diferente. "El conductor hombre promedio es arriesgado, no respeta las normas, se maneja en base a la sensibilidad que le transmite el tránsito y es agresivo. Tampoco le gusta que otro maneje su vehículo, tiene una gran afinidad con la mecánica del automóvil y con las técnicas de conducción, usa los elementos de seguridad por temor a ser controlado o sancionado pero no por verdadero convencimiento", estableció la investigación realizada por CESVI Argentina.

Una de las consignas de este estudio fue evaluar valores fundamentales como la tolerancia y la paciencia frente al volante. Un grupo de investigadores realizó 40 viajes por la Autopista del Sol y dispuso diversas pruebas sobre las que observó y tomó nota.

Una de las consignas fue circular por el carril rápido de la autopista a una velocidad constante de 110 km/h (la máxima es de 130) y ver cuál era la actitud de los automovilistas. Para los investigadores un conductor paciente sería el que fuese capaz de esperar 10 segundos o más, a una distancia prudencial del vehículo sin hacer guiños de luces e impaciente si el conductor realizaba el sobrepaso antes de los 10 segundos. Además, sería considerado agresivo si rompía cualquier norma segura de conducción.

La conclusión fue que el 47% de hombres resultó ser impaciente, contra el 37% de las mujeres. Respecto a la agresividad, el 12% de los hombres insultó, gesticuló o amedrentó al auto de prueba en el momento de sobrepaso, mientras que entre las mujeres la cifra apenas alcanzó al 6%.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram