¿Mucho ruido en redes sobre el COVID-19? ¿Qué hacer ante la sobreinformación?

Ante el gran cumulo de información sobre la pandemia COVID-19, Adolfo Baptista, profesor y experto en seguridad digital, conversó con FundaRedes, organización de la cual también forma parte como defensor de DD.HH, sobre cómo enfrentar la ola de noticias, verdaderas y falsas.

Imagen de Engin Akyurt en Pixabay


Por Chaimar Mojica
@chainathy
:: Venezuela ::

¿De qué manera consumir la información en redes sociales?

No oír a todo lo que nos llega por WhatsApp; ¡hay que hacer un alto! Ante todo, lo que llega mediante redes sociales, debes dudar. Luego de verificar en un medio o en una cuenta oficial, tras ello, ya puedes confiar en esa noticia.

"El mundo no estaba preparado para estar en cuarentena: la infraestructura de internet está colapsando"

Hay una gran demanda de Netiflix, videos, YouTube; internet se está volviendo lento, porque no se imaginaron que la gente iba a estar en sus casas, conectados e informados (usando Zoom, teletrabajo, consumiendo contenido).

No puedo creer en cuentas con avatar, que me causen alarma, y las dé por hecho. Cuando comienzas a consumir información de manera indiscriminada, creas paranoias, incluso cuando el mundo pueda estar normal.

  • No sobresaturarse de información.
  • Buscar fuentes confiables.
  • Estar ocupados, con equilibrio en internet: ver series, trabajar, aprender un nuevo idioma.

¿Cómo canalizar la información que se ofrece en Venezuela?

Lo que se ha visto actualmente es la vocería del Estado, para informar sobre lo que está sucediendo con el COVID – 19 en el país. Otra opción es ir a los medios de comunicación que presentan este resumen.

  • No se hagan eco de rumores.

¡No exponer a las personas!

Hay que respetar el derecho a la privacidad, se les harán los exámenes; el Estado se encargará de si la cuarentena la cumple en casa, o si el caso es de gravedad, cumplir el aislamiento en un espacio hospitalario apropiado para sus cuidados.

Ya se ha visto que en otros países a las personas contagiadas las están discriminando.

¡Respetemos la privacidad de los afectados!

Si la persona dio positivo al COVID-19, hay que respetar su privacidad. Hay quienes quieren hacerlo público mediante sus redes sociales; conozco el caso de un YouTuber español, quien grabó su proceso, los primeros días, pero al quinto día indicó que no lo hacía más por lo difícil que era enfrentarse al virus. A ellos como individuos se les respeta; pero que mientan para ganar seguidores o por negocio, eso está mal.

Aprendamos de los antecedentes

Ya hay experiencias de abordaje del COVID–19, en otras naciones; y esto le sirve como ejemplo a Venezuela.

  • Seguir las sugerencias de prevención por parte de la OMS. (lavarse las manos por 20 segundos, dejar aislados los zapatos y la ropa, usar el tapabocas, guardar una distancia prudencial).
  • No comprar impulsivamente: gel, alcohol, gorros, mascarillas. Le están quitando la oportunidad a otras personas de abastecerse, si ellos tienen a alguien enfermos en casa.

El comunicador o community manager, también necesita hacer un equilibrio ante el consumo de información

  • Estos profesionales, también deben aplicar sus filtros, verificar fuentes y contrastar con otra.

Un ejemplo de precipitarse fue el hecho de que: medios locales reseñaron que en Táchira había un caso positivo de COVID–19; la vocería oficial del Estado dijo que había un caso en la entidad, y al otro día es omitido.

  • Hay que esperar las fuentes oficiales.
  • A veces en Venezuela, los periodistas son objeto de persecución, por querer hacer trabajo de investigación; tenemos el ejemplo del periodista Darvinson Rojas, a quien se lo llevaron detenido por estar dando información sobre el COVID 19.
  • Es necesario manejar la ansiedad de querer dar un tubazo.

¡Tú, consumes en redes sociales, lo que tú sigues!

Si te aparecen noticias falsas, es porque tus contactos comparten esas noticias falsas, si no las distingues las replicas. Las recomendaciones son:

  • No importa dónde estés, hay que ir a la fuente confiable.
  • Buscar canales y portales informativos confiables; en cualquier red. No es tanto la red, sino a quienes sigues.
  • Yo, sigo a @soyarepita: Ellos, envían a tu correo electrónico un resumen, con información condensada, oficial, tras curar contenido, es presentado de forma sencilla.

Los periodistas también tienen cuentas personales donde emiten opiniones.

Aunque las personas no lo den por hecho, una cuenta personal de un periodista, es personal, no es un medio. A veces puede ser una opinión personal eso que escriben; la gente confunde eso con noticia.

También hay un común en las personas quienes replican información sin saber que se trata de algo veraz.

Hace poco se viralizó el video en Rubio - Táchira, Venezuela, del saqueo a un lugar de venta de verduras; pero si se observa detalladamente, varios elementos, sacan de contexto al video; ejemplo: un toldo que ya no está, y una niña uniformada, cuando en Venezuela para este momento, ya estaban suspendidas las clases.

  • Es preciso preguntarse siempre: ¿Es confiable?
  • ¿De dónde llegó esa información?

Esto hay que decírselo a periodistas, a políticos, a los ciudadanos. Cuando la persona es reconocida y hace una publicación, puede causar repercusión.

Sobre los laboratorios de contenido

Sobre los laboratorios de contenidos, Fito Baptista advirtió que la gente quiere compartir todo de una vez, y hay una necesidad de decirle al otro: ¡mira lo que está pasando!, es por eso que un contenido se hace viral, por manipular una pizca de verdad; y cuando una información genera emociones de inmediato, hay que hacer un alto, porque puede tratarse de una noticia falsa.

Igualmente indicó que las redes sociales estudian el comportamiento de las personas, al reseñar que existen estudios que demuestran que por ejemplo en Twitter a ciertas horas se hace ruido, para imponer como tendencia una verdad desde una postura política, por ello reitera a la audiencia el llamado a no creer ni compartir, lo primero que llega a sus redes sociales.

Los niños y las tantas informaciones

Así mismo, afirmó que se deben tener ciertos hábitos y conductas; y en el caso de los más pequeños recomendó: “a los niños hay que dejarlos hacer cosas de niños, no a que lean las noticias del día, déjenlos jugar y recrearse”.

De igual manera, indicó que al hacer uso de Internet, hay que estar pendiente del niño; “recordemos que existen juegos muy peligrosos en línea; y desde luego es preciso el monitoreo de los padres, para que lo malo no ocurra. No dejemos a los niños, conectados todo el día. Hay que mantenerlos ocupados en varias actividades: rompecabezas, tareas del hogar, educación, repaso escolar entre otros. Si los dejamos en los juegos se pueden crear vicios, dependiendo de los juegos”.

Canaliza el teletrabajo

En cuanto al teletrabajo, que se puso de moda por el aislamiento social obligatorio, Adolfo Baptista refiere que: “estos son días difíciles, no estamos saliendo casi a la calle. Inicialmente quería trabajar y estudiar todo el día, además de que dormía poco; luego decidí hacer un equilibrio: recrearme, trabajar, estudiar, hacer ejercicio en casa. Actualmente el aislamiento que tenemos no es el mismo de España e Italia; todavía veo aglomeración de personas. Hay que crear hábitos y medidas para no propagar el virus”.

Afirmó que es posible que existan nuevos hábitos, de salud, de higiene, mentales. Hay un cambio de paradigma, “esto va a dejar enseñanza; el teletrabajo está creciendo, porque las empresas no pueden exigir que sus empleados se trasladen a las instalaciones. Además de trabajar, se están empleando herramientas para que los niños sigan estudiando y aprendiendo”.

Destacó que esta situación, hace que las empresas de tecnología tengan que repensar, las personas conocen nuevas herramientas, o migran; y hacen uso del todo el ecosistema de redes que hay, por ello cree que todo se va equilibrando poco a poco: las personas se están comunicando más: “todo va a depender de la disponibilidad de tiempo de cada una de las partes. Todo es tiempo y voluntad”.

Asimismo, considera que este aislamiento, ha permitido que al tener tanto tiempo, se despierte la necesidad de saber cómo están los demás. “Hace poco hice una llamada de casi una hora a alguien con quien por logística y tiempo, dentro de la misma ciudad no veía. Hay que internalizar y entender el no agobiar a los demás, preguntando minuto a minuto cómo están o cómo va la situación en tal país o ciudad”.

Otro de los consejos ofrecidos por el experto en seguridad digital se centra en que es preciso, establecer un equilibrio, rutinas, en la mañana trabajo, en la tarde descanso y lectura, en la nochecomunicarse, porque desde la sobreinformación se toman malas decisiones; en tiempos de aislamiento se debe buscar el equilibrio cuerpo y mente.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram