Más y mejor trabajo independiente

La economía social protagonista en una feria de emprendedores en Buenos Aires.

Un total de 70 emprendedores de toda la Argentina se dieron cita el pasado fin de semana en la explanada de la Biblioteca Nacional con el fin de aplicar los criterios del comercio justo en su interacción e intercambio con el consumidor.

El evento, auspiciado por el Ministerio de Trabajo de la Nación, se dio a conocer como la Segunda Feria Nacional de Emprendedores y reunió a distintos profesionales y trabajadores de todo el país que presentaron sus productos de gastronomía, diseño, decoración, indumentaria, accesorios, libros, artesanías y servicios.

Con entrada libre y gratuita, la feria tuvo como lema, "Más y Mejor Trabajo Independiente” y exhibió las experiencias de micro emprendedores que salieron adelante de situaciones económicas adversas a partir de la generación, el desarrollo y el progreso de sus propias iniciativas y proyectos sustentables.

En muchos de los casos presentados, hubo organismos nacionales o no gubernamentales que apoyaron a los distintos emprendimientos a través de su financiamiento o capacitación e infraestructura. Uno de los modelos emblemáticos en este sentido, fue el programa Pro Huerta impulsado por el INTA, y que estuvo presente a través de distintos micro emprendedores en el evento.

Este plan fue un pilar para la recuperación de la familias de bajos recursos durante una de las mayores crisis económicas, institucionales y políticas que atravesó a la Argentina durante el 2001 y hasta el día de hoy es un modelo de la economía social en el país y en la región.

Basado en los principios de la agricultura orgánica, Pro Huerta es un programa que se lleva a cabo en todas las provincias argentinas y su principal objetivo es promover el trabajo enmarcado en la seguridad alimentaria, la capacitación progresiva, la participación solidaria y el acompañamiento sistemático de los profesionales del INTA en cada uno de los emprendimientos comunitarios en todo el país.

El programa fue un éxito y en la actualidad cuenta con 624 mil huertas, 130 mil granjas y 3,4 millones de personas involucradas. Además, de ser promotor de empleo sustentable, el plan también incluye, en el marco de sus objetivos, mejorar la seguridad y la soberanía alimentaria y favorecer a la participación y organización de sectores vulnerables de la población.

Los principales destinatarios de Pro Huerta son las personas en condición de pobreza que enfrentan, además de la ausencia de recursos, problemas vinculados al acceso de una dieta saludable y por lo tanto, el plan estimula y provee los recursos y herramientas educativas para lograr una alimentación sana. Los frutos de Pro Huerta se vieron plasmados en la Segunda Feria Nacional de Emprendedores en donde distintos micro emprendedores comercializaron productos como licores, dulces, mermeladas, conservas y escabeches que nacieron a partir de las capacitaciones y cooperativas de trabajo generadas, diseñadas y asesoradas por el INTA en el marco de Pro Huerta.

Una nueva economía nace como parámetro de sustentabilidad. El comercio justo hoy es tendencia mundial y en cada uno de los países, ciudades y localidades que componen el tejido productivo de los 5 continentes cada vez son más los consumidores que toman conciencia acerca de la importancia de apoyar a la economía social.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram