Más de 600 deportistas americanos con capacidades especiales participan de los juegos Panamericanos Buenos Aires 2013

Los jóvenes deportistas con capacidades especiales tienen entre 14 y 21 años y son oriundos de los 17 países de América .

Emblemas de fuerza de voluntad, esfuerzo, disciplina y talento más de 600 jóvenes del continente americano llegan a la Argentina para participar de los juegos juveniles panamericanos 2013, que se desarrollan en la ciudad de Buenos Aires entre el 13 y el 20 de octubre.

Los jóvenes deportistas con capacidades especiales tienen entre 14 y 21 años  y son oriundos de  los 17 países de América. Competirán en disciplinas como atletismo, básquetbol en silla de ruedas, bochas, fútbol 7, golbol, judo, natación, levantamiento de pesas, tenis en silla de ruedas y tenis de mesa.

El acto de presentación de los juegos estuvo a cargo de la  ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y su par de Turismo, Enrique Meyer, quienes además anunciaron convenios de cooperación para interministeriales y se entregaron reconocimientos a las empresas que colaboraron en la organización de los juegos.

Los escenarios en dónde se desarrollarán las distintas disciplinas y competencias son el  Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD), el campo de deportes de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y el Centro de Recreación y Deportes del Servicio Nacional de Rehabilitación.

Para comprender la dimensión sobre la importancia de esta competencia no sólo para sus participantes sino para la sociedad entera y a modo de ejemplo, bien vale conocer las historias de vida de sus deportistas.

Nahuel Arroyo es lanzador de jabalinas y tiene 18 años. A sus 14 años sufrió un accidente automovilístico que le dejó como secuela la amputación de su pierna derecha por debajo de la rodilla.

Nahuel se encontró con una persona que lo ayudó a enfrentar el dolor y a convertirlo en un desafío que hoy es su vocación. El médico que lo asistió en el hospital al momento que tuvo el accidente lo acompañó no sólo en su recuperación física sino emocional.

El profesional trabaja en el CENARD y con el fin de ayudarlo a salir adelante le presentó a un grupo de personas que le cambiarían su vida: los atletas paraolímpicos.

Nahuel comenzó a practicar el lanzamiento de jabalina y sus compañeros y entrenadores lo ayudaron a superarse y a nunca bajar los brazos. Hoy el joven participará de los juegos juveniles panamericanos 2013 y es uno de los deportistas más destacados y profesionales en su disciplina.

Del 13 al 20 de octubre en Buenos Aires, 600 historias de vida como la de Nahuel serán una motivación para toda una sociedad que ve en los deportistas con capacidades especiales una genuina confirmación de fuerza de voluntad como vehiculo de superación.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano