Los alimentos «diets» o «lights», ¿ilusión o realidad?

El Ministerio de Salud encabezó una investigación que obtuvo como resultado que muchos productos clasificados como “diet” no son los apropiados para una dieta destinada a bajar de peso

El Ministerio de Salud encabezó una investigación que obtuvo como resultado que muchos productos clasificados como “diet” no son los apropiados para una dieta destinada a bajar de peso.

La cartera sanitaria informó que según la Resolución 40/04, el rótulo “diet” no se encuentra incluido dentro de los conceptos o términos avalados para definir a un alimento en el marco de la Información Nutricional Complementaria (INC).

Entonces, lo diet puede no encontrar su correlato en la estrategia publicitaria que alude su nombre e inclusive, puede contener igual o mayor cantidad de calorías que un alimento sin esta especificación.

Percepción y realidad

El rótulo, la difusión y el mensaje que la sociedad internaliza a partir de estas consignas, puede tener tal efectividad que la información real desaparece. La percepción a nivel general de los productos “diet” es que no engordan y por lo tanto, serían los indicados para un régimen destinado al descenso de peso.

Pero, la realidad y la percepción, en este caso, van por carriles diferentes. El Ministerio de Salud elaboró un informe con el fin de aclarar esta situación, informando la composición nutricional complementaria de estos alimentos, su rótulo y su publicidad.

Según establece el Código Alimentario Argentino (CAA), los alimentos “dietéticos” o “diets” son aquellos cuya composición ha sido modificada. Por lo tanto, su principal objetivo es satisfacer necesidades específicas de nutrición y alimentación de determinados grupos poblacionales.

Entonces, los alimentos “dietéticos” no son necesariamente productos reducidos en calorías sino que se definen por ser alimentos libres de gluten, infantiles, fortificados, suplementos dietarios o modificados en su nivel de glúcidos, lípidos, proteínas, minerales, o en su valor energético.

¿Y cuál es la definición de light? También, ¿es una percepción errada?, o, ¿realmente es una definición de los alimentos bajos en calorías? El Código Alimentario Argentino define este concepto como un “atributo” que alude a diversos criterios . Es decir, un producto light debe ser un alimento reducido en carbohidratos, azúcares, grasas totales, grasas saturadas, colesterol y sodio. Los requisitos que debe cumplir para ser rotulado bajo este concepto se basan fundamentalmente en la reducción del orden del 25% en su contenido energético o en el nutriente declarado específicamente y, si correspondiere, del porcentaje de la reducción.

Entonces un alimento light puede tener las mismas calorías que el que no lo es y haber sido rotulado bajo esta definición por contener otras propiedades no vinculadas al descenso de peso, sino a la reducción del colesterol o el sodio, entre otras cualidades.

La investigación realizada por el Ministerio de Salud destaca que en la actualidad existen productos declarados “light en grasas” pero su valor calórico es igual o superior ya que poseen un mayor porcentaje de hidratos de carbono en su composición.

Una tendencia confusa

El boom de los regímenes para bajar de peso en el país coincide con la tendencia mundial de la década del ´90 que imponía de manera masiva y mediática la exigencia de lograr un cuerpo extremadamente flaco. El auge de las “super modelos” como estandartes o ideales de la belleza posmoderna, incidieron en los hábitos de consumo, comportamiento y estrategias de mercado a nivel mundial.

Argentina además es el segundo país, detrás de Japón, con el mayor índice global de trastornos alimentarios y es lidera los ranking globales de cantidad de personas que realizan dietas de manera crónica. En este marco, el mercado de los productos destinados a bajar de peso fue un éxito absoluto en la región.

La ilusión de creer que son funcionales al descenso de peso ha sido su herramienta más poderosa para lograr su masividad en los hábitos de consumo de los argentinos, quienes no poseen como costumbre cultural informarse o leer detenidamente las propiedades descriptas en el etiquetado de los alimentos.

La investigación realizada por el Ministerio de Salud intenta promover hábitos saludables a partir de la difusión de información y erradicar la costumbre nacional de realizar dietas para bajar de peso sin supervisión médica. Es decir, estos productos no serían adquiridos por los consumidores con falsas promesas, si éstos estuvieran bajo un tratamiento médico o nutricional que indique específicamente cuáles son los productos indicados para cada caso.

Aprender a leer los rótulos e incorporar los productos “diet” o “light” en el marco de un plan integral de alimentación es la recomendación con el fin de lograr buenos hábitos alimenticios y no caer en el engaño.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano