Las Flores, el escenario del turismo responsable y el comercio justo

Avalado y promovido por la Organización de las Naciones Unidas, el comercio justo es el método que ha obtenido resultados orientados a la suba de la rentabilidad en economías rurales, incrementando la calidad de vida de sus productores y optimizando la cadena de valor

La estrategia para incrementar el fortalecimiento de la identidad de un territorio se define en un solo concepto: sustentabilidad. Impactando de manera positiva en la economía regional, el comercio justo apunta a favorecer a las pymes y pequeños productores a partir de la puesta en práctica de formas innovadoras de comercialización de productos y servicios que promueven una relación comercial voluntaria entre productores y consumidores.
 
Avalado y promovido por la Organización de las Naciones Unidas, el comercio justo es el método que ha obtenido resultados orientados a la suba de la rentabilidad en economías rurales, incrementando la calidad de vida de sus productores y optimizando la cadena de valor.
 
En la Argentina uno de los escenarios que concentran las bases del comercio justo es la localidad de Las Flores, a 187 Km. de la ciudad de Buenos Aires. Fue creado el 25 de diciembre de 1839 por decreto del Gobernador de Buenos Aires, Don Juan Manuel de Rosas y su geografía es ideal para el desarrollo del turismo sustentable.
 
Las Flores se encuentra emplazada sobre llanuras con depresiones (su altura máxima es de 35/40 metros sobre el nivel del mar), aptas para el desarrollo de las actividades agropecuarias y principalmente para la cría de ganado. También, posee varias lagunas, arroyos y canales y una significativa cantidad de especies de arbóreas, que completan su paisaje único.
 
Con el fin de conjugar la naturaleza con el crecimiento de un territorio con enorme potencial para el turismo y la creación de proyectos sustentables, se conformó “Grupo Emprendedor”, un conjunto de profesionales y emprendedores urbanistas que brinda una oferta diferente de turismo rural.
 
La propuesta es integral y representativa de las bases del comercio justo. El grupo ofrece a los turistas opciones como cabañas, alojamientos y centros educativos o días de campo orientados a conocer a fondo las virtudes de un partido que promueve la sustentabilidad.
 
Además, Las Flores es una de las localidades que lidera la economía social en el país con emprendimientos y pymes abocadas a la producción y comercialización de miel, arándanos y distintos productos regionales. El objetivo es inculcar y difundir valores como la revalorización del trabajo artesanal y la vida campestre en armonía con la naturaleza.
 
Uno de los paseos más significativos de su identidad es el que combina sus virtudes naturales con la fuerte raíz cultural que define al lugar. El escritor Adolfo Bioy Casares definió a Las Flores como “el mejor lugar del mundo”. Con este argumento y por su gran amistad con Jorge Luis Borges, logró que este último prócer de nuestra literatura lo visitara en su estadía en Pardo en varias ocasiones.
 
Bioy Casares pasó gran parte de su vida en la Estancia Rincón Viejo y es reivindicado por la comunidad de Las Flores a través de un museo con fotos e historias del escritor que fueron donadas por su familia.
 
Las Flores es hoy un escenario ideal para conocer y comprender porqué la economía sustentable es el motor del crecimiento sostenible que impacta en el beneficio de la sociedad en su totalidad.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano