Las cuatro virtudes cardinales del Tao

Una de las enseñanzas del Tao Te Ching

Quienes quieran conocer la verdad del universo, deben practicar las cuatro virtudes cardinales:

  • La primera es la reverencia por toda vida; ésta se manifiesta como amor incondicional y respeto por uno mismo y por todos los demás seres.
  • La segunda es la sinceridad natural; ésta se manifiesta como honradez, simplicidad y lealtad.
  • La tercera es la mansedumbre; ésta se manifiesta como bondad, consideración por los demás y sensibilidad hacia la verdad espiritual.
  • La cuarta es actitud de ayuda, ésta se manifiesta como servicio a los demás sin expectativa de recompensa.

Las cuatro virtudes no constituyen un dogma externo, sino que forman parte de tu naturaleza original.

Cuando se practican, originan la sabiduría y evocan las cinco bendiciones: salud, riqueza, felicidad, longevidad y paz.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Hua Hu Ching. Lao Tse