La OMS pide que se liberen las patentes de vacunas COVID-19 de manera urgente para aumentar la producción y evitar nuevas variantes del virus

"Se necesita una acción urgente para aumentar la producción de vacunas COVID-19 que se distribuirán a través de la iniciativa global que hace que estos medicamentos sean accesibles para todos los países", dijo el viernes el principal funcionario de salud de la ONU.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pidió que se liberen las patentes de las vacunas, para poder, a través del mecanismo COVAX, hacer frente a la pandemia mundial de Covid 19 con mayor velocidad y así evitar la aparición de nuevas cepas. La India y Sudáfrica plantearon esta propuesta, apoyada por el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pero resistida en parte por la industria farmacéutica. En la última semana COVAX distribuyó más de 20 millones de dosis de vacunas en 20 países. Otros 31 países recibirán 14,4 millones de dosis la próxima semana.

Barreras y cuellos de botella

“Este es un progreso alentador, pero el volumen de dosis que se distribuyen a través de COVAX es todavía relativamente pequeño”, dijo Tedros durante su sesión informativa quincenal desde Ginebra.

“Una de nuestras principales prioridades ahora es aumentar la acción de COVAX para ayudar a todos los países a poner fin a la pandemia. Esto significa una acción urgente para aumentar la producción".

Tedros dijo que la OMS y sus socios de COVAX se reunirán con representantes del gobierno y de la industria la próxima semana para identificar "cuellos de botella" y soluciones relevantes.

“Actualmente enfrentamos varias barreras para aumentar la velocidad y el volumen de producción, desde prohibiciones de exportación hasta escasez de materias primas como vidrio, plástico y tapones”, dijo a los periodistas.

Renunciar a los derechos de propiedad intelectual

La OMS está trabajando en cuatro enfoques al problema, incluido el llamado a renunciar a los derechos de patente de las vacunas.

“Muchos países con capacidad de fabricación de vacunas pueden comenzar a producir sus propias vacunas renunciando a los derechos de propiedad intelectual, según lo dispuesto en el acuerdo ADPIC”, dijo Tedros, refiriéndose al acuerdo de 1994 adoptado por los 194 miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Esas disposiciones están ahí para su uso en emergencias. Si ahora no es el momento de usarlos, ¿cuándo? Este es un momento sin precedentes, y la OMS cree que es el momento de activar esa disposición y renunciar a los derechos de patente".

Alianzas, transferencias de tecnología y formación

En el corto plazo, la OMS está conectando empresas que producen vacunas con otras que tienen un exceso de capacidad para llenarlas y terminarlas, citando como ejemplo la asociación entre Johnson & Johnson y Merck, anunciada esta semana.

“Necesitamos más asociaciones como esta, y las necesitamos en todas las regiones”, dijo Tedros.

La OMS también aboga por las transferencias bilaterales de tecnología, de modo que las empresas que poseen patentes de vacunas puedan otorgar licencias a otra empresa.

“Un buen ejemplo de este enfoque es AstraZeneca, que ha transferido la tecnología para su vacuna a SKBio en la República de Corea y al Serum Institute of India, que está produciendo vacunas AstraZeneca para COVAX”, dijo Tedros, aunque citó la falta de transparencia como principal desventaja de este enfoque.

La transferencia de tecnología coordinada es una tercera opción, mediante la cual las universidades y los fabricantes otorgarían licencias de sus vacunas a otras empresas a través de un mecanismo global coordinado por la OMS. Esto también facilitaría la formación del personal de las empresas receptoras y coordinaría las inversiones en infraestructura. Tedros dijo que la OMS de hecho había utilizado este enfoque durante la pandemia de influenza aviar H5N1 a mediados de la década de 2000.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram