La importancia de la lectura para el desarrollo

Día Internacional del Libro Infantil

En conmemoración del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen (1805-1875), considerado el padre de la literatura infantil, autor de La sirenita, La pequeña vendedora de fósforos, Pulgarcita, El Patito Feo y La reina de las nieves, entre otras obras, el 2 de abril se celebra el Día Internacional del Libro Infantil.

En adhesión a esta fecha, Fundación Leer –una organización sin fines de lucro que desde 1997 promueve la lectura y la alfabetización en todo el país– propone compartir un momento de lectura con los niños, como medio para afianzar su crecimiento integral y estrechar el vínculo social con ellos.

Compartir un libro en lugar de mirar televisión o usar el celular, leer un cuento antes de soñar, explorar una historia como consigna inicial de un juego, crear un relato y así pensar, hablar, crear, cantar, representar, escribir, dibujar... Todas son acciones proalfabetizadoras que alimentan y derivan de la lectura. Y en esta propuesta, la literatura infantil es el recurso más acertado para cautivar la atención de los niños y recordar a los adultos la necesidad de proteger y estimular el desarrollo de la infancia.

La Fundación Leer nos brinda una serie de sugerencias para celebrar el este día, durante todo el año:

  • Leer con los chicos: elija un cuento de interés para usted y para los niños. Escoja un momento y un lugar tranquilo en donde puedan compartir la lectura, jugando con los tonos de voz, agregando comentarios y permitiéndoles a los pequeños acotar acerca de sus impresiones.
  • Visitar la biblioteca del barrio o una librería: autores argentinos y extranjeros ofrecen una gran diversidad de géneros para todos los gustos y las edades. Aún los cuentos clásicos tienen ediciones renovadas con imágenes atractivas o comentarios de otros escritores.
  • Inventar una historia: una foto o una noticia pueden ser el insumo perfecto para escribir un cuento. Con ironía, humor y creatividad, el juego sorprenderá tanto a los niños como a los adultos.
  • Vivenciar un cuento: con envases de cartón, papeles, crayones, lápices e imaginación, se puede dar vida a los personajes de los cuentos creando títeres o muñecos para representar la trama o recrear diferentes finales.
  • Transmitir historias a través de las generaciones: relatar o leer los cuentos con el mismo entusiasmo con que los contaba el abuelo, el tío u otro familiar constituye una forma de perdurar la tradición oral, un medio de comunicación para aunar los lazos filiales y un modelo lector que enseñará a los chicos a partir de la práctica y del ejemplo.

En tiempos de cuarentena, la lectura puede ser un gran estímulo familiar para acercarnos a los niños y desarrollar su creatividad, además de calmar la ansiedad producto del aislamiento. Este tiempo podríamos utilizarlo para lograr un impacto duradero y positivo en la vida de los niños y jóvenes, incentivando la lectura y promoviendo la alfabetización, desarrollo y mejor inserción en la sociedad.

La lectura ayuda a los jóvenes a construirse a sí mismos, a imaginar otros mundos posibles, a soñar y, por sobre todas las cosas, a pensar.

Lectura en acción

Existen programas destinados a impulsar la lectura, la imaginación y el pensamiento, más allá de las redes sociales.

Proyecto Libro Abierto: crea rincones de lectura en instituciones educativas o en centros comunitarios que carecen de ellos, al tiempo que da a los niños la posibilidad de elegir libros para mantener en propiedad.

Preparados para Vivir: es un programa de habilidades para la vida en el cual, a través de lecturas comunitarias y ejes temáticos, los niños trabajan sobre la autoestima, la toma de decisiones, la valoración del estudio y de la educación, la aceptación de uno mismo y del otro, la resolución de problemas y otros temas. La currícula está basada en la teoría de las inteligencias múltiples y distintos estilos de aprendizaje.

Rincones de Lectura en Instituciones de Salud y Centros Comunitarios: crea un lugar para la lectura en la vida cotidiana de los chicos que asisten a estos centros, teniendo en cuenta que el hábito lector constituye una actividad clave para el desarrollo intelectual y afectivo de los niños.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram