La historia de José Luis Peralta, un hombre honesto

Ellas son tan humildes como sus protagonistas. El diario les brinda su última página y en los noticieros aparecen sobre el final, silenciosas y humildes.

Son las buenas noticias, muchas veces relegadas por los más recientes escándalos políticos o las crisis económicas. Pero de a poco, con nobleza y a paso firme están encontrando un lugar en los medios de comunicación.

Argentina hoy es protagonista de una buena noticia y sin dudas, merece una primera plana. En la ciudad de La Plata vive José Luis Peralta, un taxista de 53 años cuyo principal objetivo es brindar educación y valores a sus hijos.

José fue noticia por dos hechos que definen su coherencia entre lo que piensa, dice y hace. La primera fue cuando su hija a los 12 fue destacada por los diarios y la televisión por lograr asistencia perfecta durante todo el ciclo electivo de la escuela primaria. La niña no sólo es una excelente estudiante, con altas calificaciones y permanente dedicación al estudio; también es a su corta edad un ejemplo de perseverancia y de la disciplina del esfuerzo.

A través de su hija, José se convirtió en un modelo de padre pero hoy las noticias lo encuentran a él como protagonista. El jueves, manejaba su taxi como todos los días de su vida, pero ese día sería distinto. Transitando por las calles del centro de La Plata, una pasajera tomó su auto y le pidió que la llevará hasta la localidad de Gonnet. La mujer estaba muy apurada por llegar a destino y como suele suceder en esos casos, la urgencia promueve el olvido. Así, dejó en el asiento trasero del taxi una cartera que contenía 12 mil pesos y varios cheques.

Apenas finalizado este viaje el cielo se tornó oscuro, la llegada de una gran tormenta podía respirarse en el aire. José pensó de inmediato que el granizo llegaría en cualquier momento y por lo tanto, decidió volver a su casa y resguardar su herramienta de trabajo en el garaje de su hogar.

Al ingresar el auto notó que había algo que no le pertenecía, una cartera perteneciente a la última pasajera que había tomado su taxi. Al abrirla encontró una gran cantidad de dinero, documentación, tarjetas de crédito y varios cheques.

Las casualidades de la vida hicieron que José fuera quien la encontrara y no hubo tentación alguna para ningún pasajero, ya que ella fue la última.

Era la primera vez que José Luis se encontraba frente a una situación en la cual podía brindarse a partir de su inquebrantable honestidad. Tomó una guía telefónica y encontró el teléfono de la mujer, quien al escuchar el mensaje de José sintió la enorme gratificación de encontrarse con la nobleza del taxista platense.

Por la tarde se reunieron y José Luis le entregó su cartera con todas sus pertenencias. La mujer le ofreció 500 pesos a modo de gratificación y le dijo “celebrá con tu familia, te lo merecés”.

Esta es la historia de un hombre, de un excelente padre y de un trabajador guiado por los valores en todos los ámbitos de su vida. La biografía de José Luis es una buena noticia. Con anonimato y humildad hace de la honestidad y la cultura del trabajo la guía de su propia vida, la de sus afectos y la de quienes se encuentran con él.

Por las calles de La Plata, en la Argentina, existe un hombre que construye un mundo mejor.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano