La amistad según Gabo

Kelly Velásquez es una periodista colombiana con un gran prestigio y trayectoria en los medios a nivel global. Con el fin rendir homenaje a Gabriel García Márquez, contó su historia con Gabo y cómo su figura se convirtió en un símbolo de amor por su vocación y generosidad absoluta.

En las historias personales y compartidas con aquellas personas capaces de modificar la biografía de las personas, quizá esté la clave para conocer, revelar y comprender el alma de los seres humanos.

Kelly Velásquez es una periodista colombiana con un gran prestigio y trayectoria en los medios a nivel global. Desde el año 1997 trabaja como corresponsal en Roma del Servicio español de la AFP, y con el fin rendir homenaje a Gabriel García Márquez, contó su historia con Gabo y cómo su figura se convirtió en un símbolo de amor por su vocación y generosidad absoluta.

Kelly conoció al autor de “Cien años de Soledad” cuando tan sólo tenía 19 años y era una estudiante de periodismo de la Universidad Nacional de Colombia. Con todos los sueños por delante, comenzó a trabajar en la revista Alternativa , tan sólo unos pocos meses después de que la fundara Gabriel García Márquez en 1975.

Ella era la única mujer del grupo y trabajó codo a codo con los periodistas más experimentados y talentosos de Colombia como Enrique Santos Calderón, Antonio Caballero, Jorge Restrepo y Hernando Corral.

Aquella joven colombiana no sólo conoció de Gabo su brillante pluma, encontró en su mentor a un amigo y a un ser de inconmensurable sentido del humor y alegría.

García Márquez ya vivía en México por aquel entonces, y se interesaba por cada uno de sus periodistas, a quienes llamaba y especialmente les preguntaba por sus historias de amor o tal como recuerda Velásquez por sus “historias de amores contrariados”, las cuáles siempre le gustaba escuchar y dar además sabios consejos.

Pasaron 10 años en los que Kelly disfrutó de ejercer el periodismo en su máxima expresión y en 1980 la revista debió cerrar ante la gran cantidad de deudas que afrontaba. Fue Gabo quien llamó a Kelly para contarle esta noticia y le ofreció toda la ayuda que necesitaba.

"Ajá Kelly, qué quieres que haga por ti. Dime y yo lo hago". A lo que la periodista respondió que le gustaría trabajar en Roma ya que se había enamorado de un italiano. Gabo le ofreció hablar con su amiga Rossana Rossanda y comenzar así a formar parte de la redacción de Il Manifesto.

"Gabo, es que me enamoré de un periodista del Manifesto", le respondió Kelly quien finalmente viajó a Roma y allí continuó su entrañable amistad con García Márquez, quien la visitaba en Italia y compartían cenas en el restaurante de Trastevere con sus grandes amigos Francesco Rosi, Fernando Birri y el poeta Rafael Alberti.

Y cada vez que llegaba a Colombia o a Italia, Kelly pedía con discreción que le pusieran una rosa amarilla en el escritorio, una flor y un color que le traían buena suerte. “Son estas rosas las mismas que lo acompañan ahora en sus crónicas desde la eternidad”, augura su querida amiga quien rinde homenaje al gran Gabo desde su capacidad para querer, acompañar y ayudar siempre a sus amigos y colegas.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano