Gogo Andreu, un hombre de talento y corazón

Falleció ayer a los 92 años de edad el gran Gogo Andreu, uno de los artistas más completos y relevantes del espectáculo argentino

Compañero de Armando Discépolo; Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires; protagonista del cine, el teatro y la tevé; cantante de tangos en Cuba en la década del `50 y sobre todas las cosas, un ser humano excepcional. Una pequeña radiografía de la historia de Gogo Andreu, quien falleció hoy a los 92 años de edad.

Sus familiares informaron que el actor se encontraba internado en el Sanatorio de la Providencia de la Capital Federal y sus restos serán velados este miércoles en Córdoba 5084.

Gogo Andreu fue uno de los artistas más completos y relevantes del espectáculo argentino. Su histrionismo y versatilidad lo convirtieron en un actor capaz de interpretar drama, comedia o sátira y a su vez, su talento para el canto, lo ubicó entre una de las personalidades más talentosas y exitosas de la comedia musical.

Nació en el seno de una familia de actores el 27 de julio de 1919. Sus padres, Antonio Andreu e Isabel Anchart eran titulares de una formación teatral itinerante, que contagió e incentivó a su hijo en la pasión por el teatro y la música.

Con tan sólo 12 años, Gogo se encontró en su vida con uno de los mayores emblemas del tango a nivel mundial, Carlos Gardel. Su reacción lejos de la inhibición fue capitalizar una oportunidad única, y así le cantó “Atenti pebeta”. Esta reunión con el ícono de la canción fue la esperanza para un adolescente que soñaba con ser alguien en el mundo del espectáculo.

Con paso firme y sostenido, Andreu progresó en su sueño. Debutó como actor en las compañías de teatro de Armando Discépolo y Narciso Ibáñez Menta. El cine también fue su lugar, comenzando su trayectoria de la mano de la gran Libertad Lamarque en la película, dirigida por Mario Soffici, “Alma de bandoneòn”.

Su notable talento trascendió las fronteras de su país de origen, y la década del ´50 lo encontró en la ciudad de Nueva York y tiempo más tarde se radicó en Cuba, en dónde se consagró como cantante de tango.

Durante los años `60 otra veta artística nacía para el versátil Gogo. Su habilidad para la comicidad era indiscutible, y así protagonizó una gran cantidad de éxitos como humorista en el teatro de revista, la radio, la tevé y el cine. Uno de los roles más recordados por el público fue su desopilante interpretación en La Tuerca y en los filmes dirigidos por Enrique Carreras.

Por aquellos años, también editó un álbum acompañado por Horacio Malviccino con temas como El departamento. Su gran talento para la composición musical fue reconocido por algunos de los máximos artistas de la canción como Roberto Goyeneche, quien grabó temas de su autoría.

Además, durante su trayectoria trabajó con Tita Merello, Leonor Rinaldi y Enrique Muiño . También participó en televisión en ciclos como La familia Benvenuto, Canto rodado, Como pan caliente, Mi ex, Ilusiones, Vidas robadas, entre otros, y en teatro en obras como Historias de varieté, La risa está servida, Arráncame la risa, Alma gemela de mi alma, y Nenucha, entre otras.

Los merecidos reconocimientos formaron parte de su biografía. El actor fue designado Ciudadano Ilustre de la ciudad de Buenos Aires, en 2004 recibió el premio Astor de Oro por su trayectoria en el Festival de Cine de Mar del Plata, y en 2009 fue distinguido con el Premio Cóndor de Plata a la trayectoria por la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina.

Gogo Andreu le dio calidad y calidez al teatro, la tevé, el cine y a la radio de la Argentina. Hoy quedará inmortalizada para siempre la figura de un artista que supo nivelar el talento y el corazón.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram