En el Sudeste Asiático crecen las oportunidades

El éxito de los tigres asiáticos, como el de los dragones, se basó en una fuerte apuesta por la exportación de bienes altamente competitivos y en fomentar, de forma selectiva, una industria naciente.


Por Omar Romano
:: Europa ::

El Sudeste Asiático comprende Tailandia, Singapur, Malasia, Indonesia, Brunei, Filipinas, Camboya, Laos, Myanmar y Vietnam. Estos países forman un conjunto relativamente próspero, con un PIB total de 845.000 millones de dólares que crece por encima del 4%. Sus 592 millones de habitantes disponen de una renta per cápita media de 1.509 dólares anuales, equiparable a los 1.700 dólares de China.

Están integrados económicamente a Través del AFTA, el Tratado de Libre Comercio de la ASEAN (Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático) y mantienen altos intercambios comerciales con el resto del mundo. Por otra parte, su situación geográfica les proporciona buenos accesos a mercados mayores como Japón, India, China o Corea. Estos países han conocido un notable desarrollo en las últimas décadas. Singapur, Malasia, Tailandia, Indonesia y Filipinas recibieron el nombre de tigres asiáticos, distinguiéndose así de los dragones asiáticos, como se llamó a Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur y Japón cuando iniciaron este proceso de crecimiento décadas antes.

Los secretos del éxito

Nepal, tan escarpado como sus montañas

Nepal, tan escarpado como sus montañas

El éxito de los tigres asiáticos, como el de los dragones, se basó en una fuerte apuesta por la exportación de bienes altamente competitivos y en fomentar, de forma selectiva, una industria naciente. Otros factores, como los altos niveles de educación y de ahorro, han jugado un papel determinante en este desarrollo.

Aunque no todos los países comenzaron su avance al mismo tiempo ni han seguido la misma evolución, en general, su industrialización y rápido crecimiento comenzó en torno a la década de los '60. Vietnam estuvo inmerso en guerras que retrasaron su despegue, y países como Myanmar, Camboya y Laos, aún no han iniciado este proceso. La crisis Financiera del 97 supuso un duro golpe al desarrollo de la región, pero la mayoría de las economías se han recuperado ya y vuelven a crecer con rapidez. En la actualidad, podrían distinguirse tres grupos de países dentro de la zona.

El primero lo forman Singapur, el país más adelantado con diferencia, y Malasia, a considerable distancia. Son las economías más avanzadas, con altos crecimientos situados entre el 5 y el 6%. Consecuentemente son los de mayor nivel de renta: los 4 millones de habitantes De la ciudad-estado de Singapur disfrutan de 27.270 dólares per cápita, más que España. Por su parte, los malayos, muy superiores en número -26 millones-, disponen de una renta más modesta, 4.940 dólares anuales.

Este mayor desarrollo es sinónimo de mejores servicios e infraestructuras, pero también de mayores costes operativos, compensados con índices de productividad superiores. Tailandia, Indonesia y Filipinas integran un segundo grupo de países. Sus niveles de desarrollo son elevados y las tasas de crecimiento aceptables, aunque inferiores al resto, Entre el 4 y el 5%.

Son países muy poblados, sobre todo Indonesia que, con 242 millones, acumula el 40% de los habitantes de la ASEAN. El poder adquisitivo de estos países es menor que el de Singapur y Malasia: 2.800 dólares en Tailandia, 1.160 en Indonesia y 1.085 dólares en Filipinas. Por último, hay un tercer conjunto de países, los últimos incorporados a la ASEAN, con niveles de desarrollo mucho menores, pero también algunas de las tasas de crecimiento más elevadas. Estos países son Vietnam, Laos, Myanmar y Camboya. A este menor progreso de los países de este tercer grupo están asociadas una menor presencia de empresas -y por tanto un entorno menos competitivo- y menores costes operativos, pero también una productividad más baja y graves carencias en infraestructuras.

Vietnam es el país más avanzado de este grupo. Se encuentra en un rápido proceso de transformación económica, que previsiblemente permitirá su entrada en la OMC a finales de 2006. Atrae más inversión extranjera en porcentaje del PIB que China y crece por encima del 8%, loque le convierte en la segunda economía más dinámica de Asia.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram