El «supertomate» antienvejecimiento que concentra los beneficios de 50 botellas de vino tinto

Científicos británicos lograron modificar la hortaliza y logran concentrar una gran cantidad de resveratrol, el famoso antioxidante de la uva y el vino tinto

Resulta que el tomate es una herramienta esencial en la prevención contra el cáncer, la presión arterial alta y la depresión. Un equipo de investigadores británicos del Centro John Innes, hallaron un modo de producir y concentrar en el cultivo de unos supertomates, grandes cantidades de dos compuestos naturales antioxidantes, el resveratrol (presente en la uva y derivados como el vino) y la genisteína (químico natural presente en la soja). Con lo cual consiguieron cultivar tomates que producen la misma cantidad de resveratrol y genisteína que podemos encontrar en 2,5 kgs de tofu y 50 botellas de vino tinto.

La clave se encuentra en la proteína AtMYB12, encontrado en Arabidopsis thaliana, una pequeña planta crucífera cuyo genoma se desentrañó en el año 2000 (fue el primer genoma de planta secuenciado). Esta proteína activa un vasto conjunto de genes implicados en rutas metabólicas responsables de la producción de compuestos naturales que son útiles para la planta, siendo AtMYB12 capaz de aumentar o reducir la producción de compuestos naturales.

La investigación ha sido publicada en la revista Nature Communications.

Los investigadores decidieron introducir esta proteína en el cultivo de tomates, descubriendo que la capacidad de la planta para producir compuestos naturales se incrementó exponencialmente. Por otra parte, la cantidad de energía y carbono que la planta dedicaba a la producción de estos compuestos naturales también aumentó. El resultado fue que los tomates contenían hasta 80 miligramos de estos compuestos naturales por cada gramo de peso en seco.

Cultivar estos compuestos tan valiosos para la salud a través de los tomates podría convertirse en el método más eficaz y económico para conseguir cantidades ingentes de estos fantásticos antioxidantes.

“Las plantas medicinales de alto valor son a menudo difíciles de cultivar y manejar, y los tiempos de cultivo muy largos. Nuestra investigación proporciona una plataforma fantástica para producir rápidamente estos compuestos medicinales tan valiosos en los tomates y creemos que nuestra idea de diseño también se podría aplicar a otros compuestos tales como los terpenoides y alcaloides, que son los principales grupos de compuestos medicinales de las plantas”, aclara Yang S. Zhang, líder del estudio.

Un solo tomate podría tener la llave de la prevención cardiovascular, el cáncer y el envejecimiento.

Los tomates manipulados no solo contienen resveratrol y genisteína como tendría la soja o la uva tinta, sino cantidades extraordinarias de este producto. De manera, comiendo uno solo de estos nuevos tomates podríamos tener los beneficios de beber 50 botellas de vino tinto o 2,5 kilos de tofu.

Tomates medicinales, la alternativa económica a las pastillas

Los tomates son fáciles de cultivar y se pueden obtener cosechas importantes, hasta producir 500 toneladas por hectárea. Serían una alternativa mucho más económica a los productos farmacológicos con resveratrol que algunos laboratorios ya han desarrollado en forma de pastilla. Se podrían vender tomates o jugos de tomate enriquecido.

El Centro John Innes ya está pensando en enriquecer tomates con otros compuestos beneficiosos de otros vegetales.

Molécula antienvejecimiento

El resveratrol es una sustancia con propiedades antioxidantes que se halla en la uva y no desaparece en el proceso de fermentación; de ahí que esté presente también en el vino tinto. En teoría, prolonga la vida celular y con ella, ralentiza el envejecimiento. La piel conserva su mejor aspecto y facilita la regeneración de los órganos internos, desde el sistema cardiovascular al hígado, pasando por el aparato digestivo y el cerebro.

A la genisteína también se le atribuyen propiedades antienvejecimiento y preventivas del cáncer de mama, con un efecto directo sobre el aspecto de la piel. Es capaz de mejorar la producción de colágeno y mejorar la resistencia y la elasticidad de la dermis.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuentes: ABC | Muy Interesante