El Principio de Pareto

Wilfredo Pareto, creador del concepto de eficiencia de Pareto, realizó importantes contribuciones al estudio de la economía y de la sociología, especialmente en el campo de la distribución de la riqueza, contribuyendo al desarrollo de la microeconomía, con ideas como la de la curva de indiferencia.

El Principio de Pareto es también conocido como la regla del 80:20 y recibe este nombre en honor a Wilfredo Pareto, quien lo enunció por primera vez.

Pareto observó que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco», dividiéndose así en dos grupos de proporciones 80:20 tales que uno el grupo minoritario, formado por un 20% de población, ostentaba el 80% de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80% de población, el 20% de algo.

Estas cifras son meramente descriptivas, no siendo exactas y pudiendo variar. Su aplicación reside en la descripción de un fenómeno y como tal son aproximadas y ligeramente adaptables a cada caso particular.

El principio de Pareto se ha aplicado con éxito a los ámbitos de la política y la economía. Se describió cómo una población de aproximadamente el 20% ostentaba el 80% del poder político y la abundancia económica, mientras que el otro 80% de población, lo que Pareto denominó «las masas», se repartía el 20% restante de la riqueza y tenía poca influencia política.

Así sucede aproximadamente en el reparto de los bienes naturales y la riqueza mundial.

Descubierto el principio, se ha observado que se aplica a diversos escenarios, con lo cual, para un reparto equitativo hay que conseguir minimizar el principio de Pareto, de forma que el reparto esté lo más alejado posible de una distribución de proporciones 80:20.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción