El cerebro manda

La investigación neurocientífica es un insumo fundamental para una organización cuyo objetivo es estar a la altura de los deseos y expectativas de los consumidores.

La neurociencia es una de las disciplinas clave de nuestra época y ha favorecido a conocer y comprender la actividad cerebral para detectar las emociones que signan las decisiones en los seres humanos a todo nivel. Las empresas son grandes protagonistas en la contratación de expertos en neurociencia, con el fin de comprender los hábitos de consumo de las personas y así optimizar las necesidades de potenciales clientes.

En la actualidad, la investigación neurocientífica es un insumo fundamental para una organización cuyo objetivo es estar a la altura de los deseos y expectativas de los consumidores. Uno de los mayores expertos en el tema a nivel mundial es Robert Knight, quien además de liderar el laboratorio de Neurociencia Cognitiva en la Universidad de Berkeley, California, es asesor científico ejecutivo de Nielsen Neurofocus, que instaló un centro de investigación neurológica para medir atención, reacción y memoria para evaluar la efectividad de la publicidad en Colombia.

Knight argumenta que para cumplir metas y obtener resultados exitosos en el mundo de los negocios se debe comprender básicamente el comportamiento humano, y éste se revela a partir de la aplicación práctica de la neurociencia dentro de las organizaciones. Es decir, mientras hace tan sólo algunos años atrás esta rama de la ciencia era aplicada exclusivamente en el campo de la psicología, hoy su sentido y alcance se ha ampliado a las empresas y distintas instituciones educativas, políticas y sociales.

Robert Knight explica que para las personas es muy difícil reconocer y explicar sus propias emociones, ya que pueden no percibirlas o conocerlas. “Por eso hay que ir directamente a la fuente, es decir el cerebro, para que al ver la actividad eléctrica que tiene, se pueda analizar a qué le pone atención o que le atrae más, o las sensaciones frente a una marca o un producto”, explica.

Las neurociencias actúan como un aliado para quienes tanto a nivel interno como externo se proponen medir cómo actúan las emociones y las posteriores decisiones ante determinado estímulo. Hoy el cerebro manda, y sus emociones son las que determinan el pulso en la vida, y en la economía.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción