El «barrio solar» de Tesla ya es una realidad

Se llama Yarrabend y está ubicado en las afueras de Melbourne, en Australia, cuyas viviendas funcionarán completamente con energía solar y estarán equipadas con las baterías Tesla Powerwall, para distribuir y almacenar la energía eléctrica.

Glenvill, una constructora australiana, está desarrollando en Melbourne, Australia, el primer barrio totalmente desconectado de la red eléctrica, ecológicamente amigable y con un diseño moderno y cosmopolita, cuyas viviendas y edificios están equipados con las baterías Tesla Powewall, que prometen revolucionar la matriz energética del futuro. La "Tesla Town" estará emplazada en el suburbio de Kew, en Melbourne, en una zona denominada Yarrabend, a sólo 4 millas del centro financiero de la ciudad, rodeada de zonas verdes a lo largo del río Yarra.

Ya se han construido unas 2.500 casas, todas equipadas con dispositivos eléctricos e iluminación alimentados por paneles solares en el techo, conectados a la batería Tesla Powerwall, de alta eficiencia y rendimiento.

Los residentes de Yarrabend generarán el 80% menos de residuos y consumirán un 43% menos de agua, debido a la estructura altamente sostenible del desarrollo. También podrán recargar sus automóviles eléctricos gratis, en las estaciones de carga del barrio, debido a la abundancia de electricidad disponible.

Esta nueva comunidad "smart wired" estará conectada permanentemente a Internet de alta velocidad y dispondrá de una app de concierge que les permitirá acceder a un menú de servicios y aplicaciones como deliverys de entrega a domicilio y horarios de transporte público.

Las bateías Tesla Powerwalls, combinadas con paneles solares, significarán una drástica reducción en las facturas de energía, debido a que la mayor parte de su consumo proviene de una fuente renovable.

Bicicendas y senderos peatonales predominarán sobre las calles para vehículos. Parques y espacios verdes, como el "Paper Trail" y numerosas zonas de juegos infantiles e instalaciones deportivas como piscinas, canchas de fútbol y gimnasios, serán parte de la infraestructura del barrio, todo alimentado por energía solar.

La zona de tiendas, boutiques de diseño, comercios de venta de alimentos y restaurantes estará ubicada en el centro de esta "aldea de alta tecnología", a la vez que se proyecta la construcción de un centro de arte y diseño, en el cual se desarrollarán exposiciones y talleres con tecnología interactiva, en donde habrá un servicio de asistencia tecnológica para ayudar con la conectividad inteligente del hogar y sistemas de entretenimiento..

El barrio se encuentra a sólo cinco minutos a pie de la estación de trenes y con accesos rápidos a las autopistas.

Por ahora, este «sueño tecnológico» es para unos pocos, debido al precio de las viviendas, que oscilan entre 1.5 y 2.1 millones de dólares. A pesar de eso, en sólo una semana se vendieron 60 unidades.

Fuentes: Yarrabend, Forbes

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción