Diabetes, una enfermedad en la cual prevenir salva vidas

Quien desarrolla una vida sedentaria y un régimen alimentario con preponderancia de azúcares y grasas genera una predisposición a padecer diabetes en el corto o mediano plazo, aunque no tengan antecedentes familiares.

En la Argentina ocupa el décimo lugar entre las enfermedades que causan el mayor porcentaje de casos de muerte y discapacidad en la población, según estableció el informe divulgado por el Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, basado en el Estudio Global de la Carga de Enfermedades, que compara información entre 1990 y 2010 en todos los países del continente americano.

El foco de la investigación es promover la prevención y por lo tanto, el informe explicita que sin bien los antecedentes familiares son un factor de incidencia para contraer diabetes, el desarrollo de esta enfermedad no se encuentra estrictamente relacionado con la herencia genética sino con la calidad de la dieta, los hábitos alimenticios y la actividad física.

Es decir, quien desarrolla una vida sedentaria y un régimen alimentario con preponderancia de azúcares y grasas genera una predisposición a padecer diabetes en el corto o mediano plazo, aunque no tengan antecedentes familiares.

En este sentido, los investigadores destacaron que en la actualidad los pacientes de riesgo y sobre los cuáles se debe trabajar para crear un cambio de hábitos en su calidad de vida son aquellos que padecen “obesidad, altos niveles de glucosa en sangre, malos hábitos alimentarios y/o son sedentarismo“.

El informe desataca además que en la Argentina para la franja etárea de entre 60 y 64 años, la diabetes ocupa desde el año 1990 el cuarto puesto como causa de años de vida saludable perdidos, después de las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer de pulmón.

Por su parte, Ministerio de Salud de la Nación establece que la principal causa de la diabetes se define a partir de la alteración en la producción o el funcionamiento de la insulina por el páncreas, siendo una hormona cuya misión es facilitar la entrada de los azúcares desde la sangre a las células.

En el marco de esta definición existen dos tipos de diabetes. La diabetes tipo 1 se diagnostica a partir de la incapacidad de las células del páncreas de producir insulina y generalmente se produce durante la infancia o la adolescencia. Su tratamiento requiere seguir un plan de alimentación adecuado y la aplicación de inyecciones de insulina.

En cambio la diabetes tipo 2, es la más frecuente y si bien, suele presentarse después de los 40 años, el comienzo de la enfermedad se observa en forma cada vez más frecuente en adolescentes y jóvenes. Este tipo de diabetes suele ser consecuencia del sobrepeso, obesidad, la mala alimentación y la falta de actividad física.

La diabetes tipo 2 una enfermedad que puede prevenirse ya que adoptando hábitos de vida saludables las probabilidades de desarrollarla son casi nulas. Las recomendaciones para incrementar la calidad de vida y no contraer la enfermedad son:

  • Aumentar el consumo de frutas y hortalizas.
  • Evitar los alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, quesos, etc).
  • Cocinar sin agregar sal. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos.
  • Realizar 6 comidas diarias: 4 principales y 2 colaciones.
  • Consumir carnes rojas o blancas (pollo o pescado) no más de 5 veces por semana.
  • Cuidar el cuerpo y evitar el sobrepeso.
  • Sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física de manera continua o acumulada: usar escaleras en lugar del ascensor, caminar, bailar, etc.
  • Mantener un peso adecuado.
  • No fumar. Incluso pocos cigarrillos por día son muy dañinos para las arterias.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram