Cuentos y alegría para los niños del Hospital Pedro de Elizalde

Casacuna Cuenteros cumplió su primer año en la Fundación Flexer. Lo celebraron a lo grande apostando a la vida.

Fundación Natalí Dafne Flexer, de ayuda al niño con cáncer, festejó el primer año de Casacuna Cuenteros en la Sala de juegos de la Fundación Flexer, con baile, juegos y muchas sonrisas, la tarea que los voluntarios realizan a partir de los cuentos destaca el amor y profesionalismo que tienen con la tarea.

La Fundación tiene a su cargo la coordinación de la Sala de Juegos perteneciente al Servicio de Hemato-Oncología del Hospital Pedro de Elizalde, ex Casa Cuna. Este Servicio es un lugar de referencia para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades hematológicas y oncológicas, no sólo para niños del Gran Buenos Aires sino también para niños derivados desde el interior del país. Desde allí, se atiende, mensualmente a más de 300 niños.

"Este trabajo significó una de las mejores vivencias a nivel personal ya que no sólo me permitió hacer lo que me gusta de alma que es trabajar con chicos, sino que me aportó un gigantesco bagaje de emociones y retribuciones por parte de los chicos y de los padres", contó Graciela, una de las voluntarias. "Siento que ofrecí mi compañía y mi cariño, lo que me generó una alegría inmensa. Desde que pertenezco a este grupo siento que crecí interiormente. Para mi la Fundación pasó a formar parte de mi mundo. Tengo un gran lugar de pertenencia" , agregó.

Comenzaron sus actividades en el año 1997, con un grupo de voluntarios, realizando tareas de recreación en el pasillo, donde los niños esperaban para ser atendidos. A partir de 2003, con la creación de la Sala de Juegos, el Hospital solicitó a la Fundación que se hiciera cargo de su funcionamiento. Desde entonces, bajo esta coordinación, alrededor de 20 voluntarios se ocupan de ofrecer el desayuno a los más de 300 chicos que mensualmente acuden a la sala. Realizan además tareas de recreación, tanto en la Sala de Juegos como en la Sala de Internación. Con la intención de ofrecerles un momento de alegría, comparten con los chicos juegos, música, videos, libros, actividades plásticas, títeres y acompañan también sus progresos en el aprendizaje del uso de la computadora.

Los voluntarios encuentran también, el momento para compartir con los papás, escuchándolos, entregándoles libros informativos y elementos que permiten aliviar el dolor y hacer más llevadero el tratamiento de sus hijos.

Susy, otra de las voluntarias, expresó lo que para ella significa formar parte de este grupo: "Esta tarea resignificó mi vida, no la concibo sin el voluntariado que da sentido al resto de mis días. Siento que ofrecí mi tiempo al estar presente en Casa Cuna. Aprendí a ser más humilde, menos omnipotente y a reír cuando hay que reír. Para mi la Fundación es parte indisoluble de mi vida y de mi futuro."

La presencia de nuestra Fundación en el hospital permitió , asimismo, acercar muchos de los servicios de la ONG a los pacientes y familias que se atienden en dicho Hospital, distante de la sede central. Cuando se detectan otras necesidades, las familias son derivadas a la sede central de la Fundación para ser entrevistadas por la asistente social.

En Argentina, cada día, 4 familias reciben la noticia de que su hijo tiene cáncer. El cáncer infantil es altamente curable cuando se accede al diagnóstico a tiempo y al tratamiento adecuado. Avances en el tratamiento han hecho posible que, actualmente, más del 70% de los chicos puedan sobrevivir al cáncer.

Todo niño con cáncer tiene derecho a acceder al mejor tratamiento y condiciones de cuidado posibles Juntos podemos colaborar para “hacer una diferencia” en la vida de estos niños y hacer que sus derechos no sean utopías.

Los estudios e investigaciones sobre indican que cada año se producen 250.000 nuevos casos de cáncer infantil en el mundo.Además, estadísticas oficiales ofrecidas por IARC estiman que el 80% de los niños diagnosticados con cáncer, viven en países en desarrollo.

El cáncer infantil es altamente curable cuando se accede al diagnóstico precoz y al tratamiento adecuado. El diagnóstico tardío y la falta de tratamiento adecuado, reducen las posibilidades de recuperación.Avances en el tratamiento hacen posible que más del 70% de los chicos puedan sobrevivir al cáncer si tienen acceso al tratamiento adecuado.

En Argentina, como en el resto de Latinoamérica, se observan grandes desigualdades entre las distintas regiones del país. Los resultados obtenidos en los principales hospitales de Buenos Aires son similares a los de hospitales reconocidos de Europa. No ocurre lo mismo en algunas otras regiones del país. Es necesario poner el esfuerzo en estos centros porque, su mejoramiento, permitirá el acceso a avances en el tratamiento, lo que incidirá notablemente en los resultado que se obtengan.

La Fundación Natalí Dafne Flexer (www.fundacionflexer.org), de ayuda a niños con cáncer, fue creada en 1995 por Edith Grynszpancholc en memoria de su hija. Con el apoyo de un grupo de amigos totalmente comprometidos por el afecto y la solidaridad, la Fundación comenzó a desarrollar actividades de contención emocional para niños enfermos de cáncer y sus familias. La Fundación brinda una contención integral, tanto para el niño enfermo de cáncer como para sus padres. No ofrece soluciones médicas directas, pero su intervención repercute en la calidad del tratamiento, en el bienestar general de la familia y en la capacidad de los adultos para acompañar a sus hijos.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

www.hacercomunidad.org