Cuando se puede evitar un mal, es necedad aceptarlo

Cuatro de cada diez argentinos tienen sobrepeso, las claves para abordar y prevenir la problemática

El sobrepeso y la obesidad representan el quinto factor principal de riesgo de muerte en el mundo entero. Todos los años fallecen al menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del exceso de peso. Además, el 44% de los casos diabetes, el 23% de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de algunos cánceres son atribuibles al padecimiento de esta enfermedad.

La OMS

Estas cifras, brindadas por la Organización Mundial de la Salud en su última investigación mundial , revelan a la obesidad como una epidemia global que comprende a toda la población etárea. El estudio informó que alrededor de 40 millones de niños menores de cinco años de edad tienen sobrepeso y la estadística asciende a 1.400 millones en el caso de personas mayores de 20 años.

Argentina

La situación en la Argentina es preocupante. A partir de un relevamiento realizado por el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires se supo que el 45 por ciento de los adultos tienen sobrepeso, el 41 por ciento es sedentario y el 23 por ciento fuma. La encuesta fue realizada durante el 2012 a unas 26.470 personas y reveló el estado de salud de un alto porcentaje de la población. La presentación del estudio se realizó en la ciudad de Mar del Plata durante la inauguración de una carpa sanitaria a cargo del ministro de salud bonaerense, Alejandro Colia.

Preocupaciones

Durante su discurso, el titular de la cartera explicó que el sobrepeso, el sedentarismo y el tabaquismo disminuyen la resistencia, perjudican el sistema circulatorio y obstruyen las arterias, y por lo tanto “son tres factores que inciden en el riesgo de sufrir un accidente cerebro vascular (ACV), un infarto u otro problema cardiovascular”, explicó. Las estadísticas que determinaron que casi la mitad de la población padece obesidad, se realizaron en base a una serie de entrevistas personalizadas sobre hábitos vinculados a la salud y además los pacientes fueron evaluados a través un examen médico a través en el cuál se estableció peso y estatura, pesados, se les tomó la presión arterial y el nivel de glucemia en sangre. En el marco de altos porcentajes de sobrepeso, sedentarismo y tabaquismo que definen a la población, el Ministerio de Salud bonaerense se comprometió a realizar mayores esfuerzos en el abordaje y prevención de estas tres problemáticas que inciden de forma directa en la calidad de vida y el surgimiento de enfermedades. Durante la presentación de la investigación el ministerio instó a la población a la incorporación inmediata de hábitos saludables, comenzando por una dieta. El régimen alimenticio establecido por la cartera de salud recomienda el consumo de al menos 3 veces al día de lácteos; comer frutas y verduras todos los días; elegir alimentos con menor contenido de grasas, azúcar y sal y tomar más agua.

Más movimiento

Con respecto al alto índice de sedentarismo registrado, durante la presentación el deportólogo Alberto Ricart, Director de Patologías Prevalentes del ministerio de Salud provincial, afirmó que la actividad física no se sustenta solamente con “una caminata al trabajo, la realización de tareas domésticas o diversas actividades cotidianas de baja intensidad ya que no son suficientes para mantenerse sano”. El Dr. Ricart sostuvo que a la rutina diaria hay que sumarle como mínimo, unos 40 minutos por día de ejercicios aeróbicos y de fuerza. La actividad física sostenida en el tiempo contribuye e impacta directamente no sólo en el descenso de peso sino también ayuda a cuidar las arterias y el corazón,; mantener en forma la musculatura y oxigenar los tejidos. El especialista agregó además, que el ejercicio no sólo optimiza la salud física sino también la mental. “Mientras se está en actividad se liberan endorfinas, una sustancia que se genera en el cerebro y que se relaciona con la sensación de placer, favoreciendo al estado de ánimo“, explicó.

Responsabilidades compartidas

Si bien cada persona es responsable de su salud en relación a la incorporación e implementación de hábitos saludables, a su vez existen variables que favorecen a nivel sanitario a la concientización y puesta en práctica de una vida sana. La OMS establece que además del plano individual, cada sociedad debe evaluar y lograr un entorno favorable a la salud de su población. A través de la puesta en práctica de su Plan de acción 2008-2013 de la estrategia mundial para la prevención y el control de las enfermedades, estableció una serie de criterios a nivel público y privado.

Por consiguiente, en el plano social es importante

  • Dar apoyo a las personas mediante un compromiso político sostenido y la colaboración de las múltiples partes interesadas tanto públicas como privadas.
  • Lograr que la actividad física periódica y los hábitos alimentarios más saludables sean económicamente accesibles y disponibles para todos, en particular para las personas más pobres.

La industria alimentaria puede desempeñar una función importante en la promoción de una alimentación saludable:

  • Reduciendo el contenido de grasa, azúcar y sal de los alimentos elaborados.
  • Asegurando que todos los consumidores puedan acceder física y económicamente a alimentos sanos y nutritivos.
  • Poner en práctica una comercialización responsable.
  • Garantizar la disponibilidad de alimentos sanos y apoyar la práctica de una actividad física periódica en el lugar de trabajo.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram