Consejos útiles para evitar la gripe

Llega el frío y con él la gripe. Recibe consejos prácticos para evitar contraer esta molesta enfermedad.

Durante el periodo de invierno, la gripe hace de las suyas, invadiendo oficinas, colegios, familias y cualquier lugar público. Cuando alguien de la familia contrae la enfermedad, lo más probable es que inicie un círculo que pareciera eterno.

Para evitar contagiarnos de gripe, lo mejor que podemos hacer es prevenir y esta practica es recomendable que comience en los meses anteriores al invierno, cuando todavía no hay brotes, tomando y dándole a la familia dosis de vitamina C que podemos ingerir en los alimentos: jengibre, menta, rábano y manzana, por mencionar algunos. Si los tomamos regularmente, aumentarán nuestras reservas de esta importante vitamina.

Una receta muy recomendable es: por la mañana tomar una mezcla de raíz de jengibre con una fruta, de preferencia rica en vitamina C, como naranja o piña. Se exprimen en el extractor de jugos y se toma de inmediato. La porción de jengibre no debe exceder los 4 cm ya que su sabor es muy fuerte y picante, la ventaja es que además de protegernos contra la gripe, nos despertará más que una taza de café.

Pero si ya tenemos algún enfermo en casa, lo mejor que podemos hacer, es optar por las medidas necesarias para evitar que se convierta en una epidemia; ya sea nuestra pareja o alguno de nuestros hijos quien esté enfermo, va a necesitar del apapacho y los cuidados de mamá. Lo importante aquí es cuidarnos lo suficiente para evitar contagiarnos:

  • Una regla básica es mantener la higiene, lavarnos las manos constantemente e incluso utilizar gel antibacterial, así evitaremos que las bacterias permanezcan en nuestro cuerpo.
  • De ser posible utilicemos cubrebocas, así en caso de tos, escurrimiento nasal o estornudos estaremos protegidas y protegiendo a los que nos rodean.
  • Resulta muy recomendable que todos en la familia nos apliquemos la vacuna contra la influenza, sobre todo en el caso de bebés y adultos mayores los cuales son los más vulnerables para adquirir esta enfermedad.
  • Tomar agua abundantemente es básico. En esta época del año, el clima además de frío se vuelve muy seco, así nos mantendremos lo suficientemente hidratados como para que las bacterias no se alojen en nuestro organismo.

Ante todo procuremos evitar contagiarnos, pero si nos enfermamos es fundamental que evitemos la automedicación y respetemos las necesidades que el cuerpo nos pide.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: Everydayme