Como prevenir un ACV

Algunas recomendaciones que podemos implementar para reducir la posibilidad de sufrirlo y a la vez, actuar de manera preventiva.

Sólo en Argentina, los accidentes cerebrovasculares causan 14.000 muertes al año y son la primera causa de discapacidad permanente en adultos, según cifras aportadas por el Ministerio de Salud de la Nación.

UN ACV es provocado por el taponamiento o ruptura de una arteria del cerebro. Es decir, esta enfermedad puede darse por estas dos causas que poseen una diferenciación en su origen.

El ataque cerebrovascular isquémico, también llamado infarto cerebral, es la causa más frecuente y se produce cuando se tapa una arteria y no llega sangre a una parte del cerebro. Así, al bloquearse la circulación se desencadena una isquemia o un infarto cerebral.

En cambio, el ataque cerebrovascular hemorrágico se desencadena al romperse una arteria dentro del cerebro provocando una hemorragia, dañando inmediatamente el sector donde ocurre y por lo tanto requiere de una intervención quirúrgica urgente.

Cada 4 minutos se produce un caso de ACV y a partir de los datos establecidos por la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo afecta al 34,4% de los argentinos mayores de 18 años, siendo la hipertensión arterial la principal causa que desencadena este tipo de cuadros en la población.

En este sentido, la prevención de la hipertensión es crucial para prevenir el ACV ya que en le país un tercio de su población es hipertensa y ante la ausencia de control y tratamiento, puede ser la principal variable desencadenante de un accidente cerebrovascular.

Las estadísticas comprueban esta afirmación. En la Argentina, el 85% de los pacientes que han padecido un ACV hemorrágico son hipertensos y alrededor del 50% en el caso del ACV isquémico.

Si bien, popularmente existe la creencia que el ACV se trata de un acontecimiento fortuito e inevitable, la ciencia ha encontrado métodos para su prevención.

En este sentido, el Ministerio de Salud de la Nación, estableció una serie de criterios que reducen la posibilidad de desencadenar un accidente cerebrovascular y son medidas absolutamente efectivas para llevar a la práctica con la supervisación y el control médico correspondiente:

  • Controlar la hipertensión arterial
  • No fumar
  • Tratar adecuadamente los trastornos del colesterol con dieta y medicamentos si fuera necesario.
  • Tratar la diabetes o el síndrome metabólico (resistencia a la insulina)
  • Desarrollar una actividad física regular y moderada
  • Controlar el déficit de magnesio
  • Tener un diagnóstico precoz de las obstrucciones arterioescleróticas de las arterias carótidas y su corrección (se realiza por medio de un examen médico y una ecografía de las arterias carótidas)

Prevenir con medicación las trombosis y embolias cerebrales.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram