Científicos mexicanos descubren genes que determinan la longevidad y contribuyen a elevar la calidad de vida

Tras tres años de trabajo el equipo científico mexicano, dirigido por Alexander de Luna y Erika Garay, descubrió que existe un grupo de genes que son responsables de controlar el envejecimiento celular e inciden en su tiempo de vida.

El Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados (Cinvestav) de Irapuato anunció el descubrimiento de reguladores genéticos cuya función es determinante para el aumento de la longevidad y el incremento de la calidad de vida en la tercera edad.

Tras tres años de trabajo el equipo científico mexicano, dirigido por Alexander de Luna y Erika Garay, descubrió que existe un grupo de genes que son responsables de controlar el envejecimiento celular e inciden en su tiempo de vida.

El anuncio, realizado en conferencia de prensa, ha sido reconocido por la comunidad científica global y especialmente, por la de Estados Unidos, país en dónde se realizan en la actualidad distintas investigaciones en el campo de la vejez.

Uno de los principales aportes de este estudio es su contribución a la calidad de vida en la tercera edad. Alexander de Luna destacó que ante la tasa acelerada de envejecimiento en todo el mundo, estudios de este tipo están cobrando relevancia fundamental para los gobiernos ya que el tema es un asunto central para la salud pública.

En este sentido, el investigador puntualizó que hoy a la ciencia no sólo le interesa el tema del envejecimiento por su factor biológico sino también por su relación en la enfermedad. “Sabemos claramente que el envejecimiento es el factor de riesgo número uno para el desarrollo de enfermedades crónico degenerativas como el cáncer y la diabetes”, resaltó.

Hoy en América Latina el 20% de la población es mayor de 65 años y en 40 años más ese sector llegará al 50 por ciento. Es decir, en un mediano plazo la salud pública enfrenta el desafío de crear condiciones favorables para la salud y calidad de vida de los adultos mayores.

“Hoy el problema es también de orden económico dado que el 90 por ciento de los costos que un individuo promedio tiene para atender su salud, se concentran en los últimos cinco años de su vida”, destacó el especialista en genética.

Por ello, la realización de este tipo de estudios son fundamentales para contribuir a nivel sanitario, biológico, social y también, económico, y brindar un aporte contundente y concreto al incremento de la calidad de vida y la salud de las personas mayores.

Sobre la investigación, la Dra. Garay explicó que el equipo médico trabajó sobre organismos modelo como cultivos de levadura Sacchharomyces cerevisiae modificados genéticamente, por tratarse de grupos celulares con procesos muy similares a los humanos.

Además, una de las mayores conclusiones presentadas por los científicos fue que los resultados de esta investigación y las similares que se realizan permitirán que en 20 ó 25 años tener una aplicación concreta de sus beneficios, pues aún hay 120 factores nuevos por determinar en materia de longevidad.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano