Argentina: Los saldos de tarjetas de crédito se podrán pagar en 9 cuotas fijas a partir del mes de agosto

Desde el 13 de abril se podrán cancelar los saldos impagos en 9 cuotas fijas, con un período de gracia de tres meses, y una tasa nominal anual de 43%.

Los saldos impagos en los resúmenes de tarjetas acumulados entre el lunes 13 y el jueves 30 de abril serán refinanciados de forma automática por parte de los bancos y otros emisores de tarjetas de crédito.

Las entidades deberán reprogramar los pagos a lo largo de un año de plazo. Según se definió, los montos se distribuirán en nueve cuotas fijas, y se incorporarán tres meses de gracia. De esta manera, los saldos comprendidos en este plan comenzarán a ser cancelados en agosto.

"Las cuotas comenzarán a pagarse en agosto a un valor de 147 pesos por cada 1.000 pesos refinanciados", señalaron desde la autoridad monetaria en un comunicado. Además, el BCRA indicó que los usuarios podrán "precancelar total o parcialmente estos montos cuando lo requieran, sin percibir costo adicional excepto el interés compensatorio devengado hasta la precancelación".

A partir de hoy los usuarios comenzaron a recibir correos electrónicos de sus bancos informándolos de la novedad. El BBVA por ejemplo señala que "En caso de que no puedas pagar tu tarjeta, los saldos impagos de resumen con vencimiento del 13 al 30 de abril, se refinancian automáticamente según la norma 6964 del BCRA en 9 cuotas mensuales consecutivas e iguales a una TNA (Tasa Nominal Anual) del 43%".

Esto significa por ejemplo, que si el saldo impago es de $10.000, se debitarán 9 cuotas promedio de $1.509,83, siendo la primera de $1.544,70.

En sintonía con el comunicado oficial del BCRA, los mails a los usuarios señalan que "En cualquier momento podrás precancelar, total o parcialmente este saldo refinanciado. La primera cuota de esta refinanciación vencerá a los 90 días desde el vencimiento de los saldos impagos".

Según estimaciones del propio Banco Central, a partir de esta reducción el costo financiero total sería de aproximadamente 49% más IVA. Quiere decir que, financiarse con tarjeta resulta ser más conveniente que hacerlo mediante un crédito personal, cuya tasa nominal anual promedio ronda el 52,40%.

Desde la entidad monetaria destacan que los bancos no podrán subir costos administrativos, comisiones ni nada que desvirtúe la baja de tasa, por lo que habrá "un efecto neto positivo para el cliente".

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción