Afán por el futuro: Vive sin bloqueos, disfruta el presente

El presente es aquí y ahora. El cambio es interno.


Por Chaimar Mojica
@chainathy
:: Venezuela ::

El presente es aquí y ahora, la impaciencia por lo que sucederá más adelante impide fluir y disfrutar de lo que se tiene. Pero si eres una persona ansiosa por el futuro, es preciso que cuando así lo decidas -para obtener resultados positivos en lugar de dispersar tu energía y centro- esquematices algunos pasos para construir y después palpar. Ambos pasos desde el disfrute, tus deseos.

  • Vive por segmentos, cuando estás en el disfrute, ocio, olvida por completo las responsabilidades, inconscientemente, las personas viven de esta manera. Se levantan, lavan sus dientes, van al trabajo, comen, regresan... Esto los llena de estrés y ansiedad, que baja su vibración y desestabiliza de sus objetivos. Concienciarse de cada escenario te dejará fluis fácilmente.
  • Preocuparte, es ocuparte mentalmente de lo que no ha sucedido. Si desglosas la palabra misma te lo indicará (pre- ocuparse), lo que estás logrando es bloquearte frente a lo que en ese momento puedes lograr, una siesta, disfrutar de una meditación, libro, o taza de té. Enfocarse en los demás y en resolver sus adversidades, resta a esas personas energéticamente sus capacidades para salir a flote por ellos mismos. Cada quien tiene su momento de despertar, conéctate con tus bondades y no con las carencias de otros, bendícelos y suelta. Y no los critiques, ellos son individuos que no han vivido su proceso, ya les llegará.
  • Pensamiento positivo, practícalo en cada contexto, conviértete en un optimista consciente, sobre todo si la situación depende exclusivamente de ti, pero si la mejora está fuera de tus manos, suelta. La primera es un conflicto propio, y la segunda -como es ajena- es un problema que no te compete, por lo tanto a tu energía tampoco.
  • Valora el presente y agradece. Lo que hoy tienes un día será un mero recuerdo, pero la gratitud es la llave para que aparezcan cosas mejores por las que agradecer también. Por ejemplo, “gracias por esta casa pequeña, Divinidad Dios, Plano Angelical, ahora estoy lista para una más grande”. Incluso en las adversidades que finalmente se convierten en enseñanza: “gracias por la relación amorosa que me enseñó lo que no deseo de una pareja, y a definir lo que sí me hace feliz, estoy lista para conocer a mi compañero ideal”. Dale el enfoque positivo, sin quedarte enganchado en el "por qué a mí".
  • Se vale renunciar, detenerse y evaluar. Si es algo utópico que te puede generar frustración y desgaste, estás en tu derecho de hacerte a un lado e invertir tu energía en lo tangible. El cambio es interno, cuando trabajes en ti, las puertas se abrirán. Perdona, sana, agradece y fluye, el presente es hoy.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram