Un cuerpo firme es sinónimo de salud física y mental

Un cuerpo verdaderamente sano es aquel cuyos índices de masa corporal integran menos grasa y más músculo.

El mundo de la belleza es muy complejo y caprichoso pues conforme pasan las décadas la idea del cuerpo femenino perfecto ha variado. Así pues en tiempos pasados un cuerpo voluminoso era el ideal y así se muestra en las obras de arte de diferentes artistas. No se pensaba en una estabilidad física ni en un estilo de vida saludable por lo que se le daba poca importancia la conformación de la masa corporal, es decir no importaba si había más grasa o músculo.

Los tiempos han cambiado y en la actualidad se sabe que un cuerpo sano es aquel que se nutre bien y que la importancia del peso corporal saludable radica en el equilibrio entre la talla y los elementos que lo conforman. Un cuerpo verdaderamente sano es aquel cuyos índices de masa corporal integran menos grasa y más músculo.

En la medida en la que la alimentación es balanceada y el metabolismo trabaja a un ritmo acelerado es posible obtener un cuerpo sano con menos tejido adiposo y más fortaleza muscular. Si a estilo de vida se suman rutinas de ejercicio constante, el cuerpo lo agradecerá pues su salud será mucho mejor y se sentirá ágil para llevar a cabo las tareas que se le asignen. De igual modo, la mente se mantendrá despejada y alerta.

La mujer actual ha dejado a un lado las dietas milagro que aseguraban bajar muchos kilos en poco tiempo pues ha comprobado que además de que deterioran su salud, el gusto por haber perdido el peso excedente dura poco pues se ocasiona un rebote que en nada les favorece llegando incluso a superar el que se tenía.

Está comprobado que lo mejor para mejorar la apariencia física, obtener firmeza en los músculos y tener un estilo de vida saludable es cambiar de hábitos alimenticios, esto significa balancear los alimentos, establecer horarios para las comidas, no saltarse ninguna e integrar rutinas de ejercicio que pueden ser desde caminar hasta la asistencia a un gimnasio para trabajar con aparatos especializados para fortalecer.

Balancear los alimentos no quiere decir que se tenga que suprimir lo que nos gusta, por el contrario, es integrar de todo para comer sano, esto significa poder combinar cereales, tubérculos, frutas, verduras, leguminosas y proteínas de origen animal y vegetal, tal y como lo indica el plato del buen comer. Al hacer esto comenzando por el desayuno, agregando una colación por la mañana y otra por la noche, comiendo bien y cenando ligero se podrá lograr en poco tiempo un cuerpo con mayor firmeza, menos grasa y mejor salud.

El cuerpo humano es una maquinaria maravillosa y única, en la medida en la que sepamos mantenerla se conservará por más tiempo. Esto es ya bien sabido por las mujeres quienes están seguras que la firmeza de sus pensamientos y acciones se ven reflejadas en la firmeza de su cuerpo. Brindarle una buena alimentación y hacer ejercicio son las claves para lograr llegar a donde se quiere con pasos seguros.

Visita http://www.specialk.com.mx/content/spk/mexico/es_mx/home-page.html para más información

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram