Turismo gourmet: Destinos exquisitos para paladares exigentes  

El turismo culinario propone reflejar a través de los sabores de una tierra sus raíces culturales pero también las distintas influencias que modificaron su gastronomía a partir de las corrientes migratorias que arribaron a lo largo de su historia y se fundieron con los estilos tradicionales, creando una impronta única en cada país, ciudad o localidad rural

Innovar es la tendencia y hoy uno de los máximos símbolos que exhiben y representan al turista del siglo XXI es encontrar el placer en nuevas alternativas que reúnan creatividad, belleza y sobre todo, la posibilidad de disfrutar.
 
En este sentido, una las propuestas más innovadoras y originales para los turistas innovadores es la “ruta gourmet”, un circuito cuyo lei motiv es conocer y disfrutar la idiosincrasia, la cultura y la historia de un destino a través de su gastronomía.
 
Tendencia mundial, el turismo culinario propone reflejar a través de los sabores de una tierra sus raíces culturales pero también las distintas influencias que modificaron su gastronomía a partir de las corrientes migratorias que arribaron a lo largo de su historia y se fundieron con los estilos tradicionales, creando una impronta única en cada país, ciudad o localidad rural.
 
La Argentina cuenta su biografía a través de los sabores de su tierra, y turistas de todo el mundo disfrutan de cada uno de los platos regionales típicos de cada una de sus provincias.
 
En el país, son tres las variables que se funden y definen su estilo gastronómico: la fertilidad de su tierra, sus tradiciones autóctonas y las influencias de las distintas corrientes europeas (en especial italianas y españolas) que conformaron una riqueza única y exquisita en sus recetas.
 
La Argentina combina así distintas influencias del mundo en un solo lugar. Una de las zonas más representativas del estilo autóctono es el norte, en dónde sus recetas datan de la era del truque, cuando cada localidad contaba con alimentos de producción local y se producían intercambios con habitantes de zonas cercanas que permitían poder probar otros sabores y fusionarlos en nuevos platos.
 
El sello de la comida norteña es el maíz y todas las comidas que derivan de sus granos, como los sabrosos tamales. Otros imperdibles son sus recetas elaboradas a base de zapallos naranjas, ingrediente exclusivo y delicioso para sus purés y pastas.
 
Con respecto a las carnes, en el norte las favoritas con la de la llama, el escabeche de vizcacha, perdiz o liebre, el asado de cordero, chivito y el picante de pollo. Estas comidas se acompañan con bebidas regionales como la chicha, un fermento de harina de maíz, o de maní y agua; o aloja, elaborada con vainas de algarroba fermentadas.
 
El sur argentino también es una zona única en el mundo para disfrutar de lo mejor de la gastronomía. La Patagonia es uno de los lugares más bellos de los 5 continentes y su estilo culinario es representativo de sus impactantes paisajes.
 
Sus productos son absolutamente artesanales y sus sabores son exclusivos de la zona. Sus alimentos más representativos son los platos gourmet elaborados a base de ciervo, jabalí, trucha, salmón, hongos del bosque, morillas, frambuesas y chocolates, entre otros.
 
El plato por excelencia del sur argentino es el cordero patagónico, una delicia única en el mundo, que sin dudas es un imperdible para todos los turistas que vistan la zona.
Pero un capítulo aparte merece la chocolatería y la pastelería sureña. En cada una de sus delicias se percibe la influencia alemana y vienesa que arribó a la Patagonia durante los siglos XIX y XX y hasta el día de hoy los descendientes de aquellos inmigrantes conservan sus distinguidas y entrañables casas de té.
 
Sus bombones artesanales, chocolates, cerezas al licor bañadas en chocolate, los frutos del bosque en sopa de chocolate y los dulces de saúco, grosella, frutilla, cassis o frambuesa, son algunas de las exquisiteces exclusivas del sur.
 
Hoy la gastronomía es tendencia, y la Argentina es un paraíso culinario para paladares exquisitos y ávidos de conocer la historia y la cultura de un país a través de los sabores de su tierra.
 

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano