Trabajar antes de las 9 de la mañana es un «martirio», asegura reconocido experto en sueño

¿Al que madruga... Dios lo ayuda?. Según Paul Kelley, investigador de la Universidad de Oxford, los trabajadores no deberían entrar a la oficina antes de las 10 de la mañana, ya que de acuerdo a sus investigaciones, madrugar afecta la atención y la memoria. Tambien propone que los niños ingresen después de las 11 a la escuela. ¿Qué opinas?

El Doctor Paul Kelley (@DrPaulKelley), uno de los expertos en sueño más prestigiosos del mundo, académico de la Universidad de Oxford, calificó como una "tortura" que la gente menor de 55 años inicie sus actividades laborales antes de las 9 de la mañana.

Según un artículo publicado por el Daily Mail, Kelley ha llegado a la conclusión de que a los 55 años, el cuerpo humano comienza a demandar menos horas de sueño y el organismo sigue los ritmos circadianos de 24 horas es decir, que va en sintonía con el sol; es por eso que no es posible que el cuerpo se acostumbre a levantarse tan temparno.

La Universidad de Oxford avaló la investigación de Kelley destacando la amenaza que representaba para el rendimiento de las personas menores de 55 años.

"No podemos cambiar nuestros ritmos de 24 horas. No se puede aprender a levantarse a una hora determinada. El cuerpo va a estar en sintonía con la luz del sol y no se es consciente de eso, ya que depende del hipotálamo -encargado de controlar el sistema nervioso central-, no de la vista", asegura Kelly.

Según Kelley, becario honorario de investigación clínica del sueño de la Universidad de Oxford, habría que reformar el sistema de horarios en las empresas y colegios.

De acuerdo al estudio, los trabajadores deberían ingresar a partir de las 10 a.m. ya que de lo contrario, llegarán con sueño y como resultado, se verá afectada tanto a su productividad en la empresa, como sus sistemas emocionales y físicos.

En el caso de los niños, no deberían entrar a la escuela antes de las 11 de la mañana, ya que -asegura- de esta manera sus resultados mejorarían un 10%.

"Este es un tema social enorme. Las personas deben iniciar sus actividades a las 10 de la mañana hasta pasar los 55. La gente en general está privada de sueño y esto es muy perjudicial para el cuerpo e impacta física y emocionalmente en el rendimiento", dijo el investigador en el Festival de Ciencia británico en Bradford.

El investigador propone que se implemente un inicio escalonado en las escuelas y lugares de trabajo, para "sincronizar" nuestros hábitos con los ritmos del cuerpo humano.

Se ha descubierto que la falta de sueño afecta la atención y la memoria a largo plazo y fomenta el consumo de drogas y alcohol.

La falta de sueño puede causar ira, ansiedad, frustración, comportamiento impulsivo, aumento de peso, hipertensión arterial, estrés y problemas de salud mental. Los más jóvenes son los más vulnerables a la privación del sueño", dice Kelley.

Según otro estudio, realizado en la Escuela Secundaria Monkseaton de North Tyneside, se comprobaron importantes avances cuando se cambió el inicio de clases de las 8:50 a las 10hs., logrando un gran incremento en el porcentaje de alumnos que obtuvieron buenos resultados GCSE -Certificado General de Educación Secundaria británico-, con resultados que subieron desde un 34 a un 50 por ciento luego de los cambios de horario.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción