Tabaco y Salud V: Cuando los pulmones se destruyen y no se puede respirar

Qué hacer para evitar el EPOC, producido por el tabaquismo.

Sra. Raquel Fisch y Sr. Jaime Jacubovich (en ambos extremos de la foto) de la Asociación Antitabáquica Sin Pucho recibiendo la distinción de la AMA, Dres. Carlos Mercau y Ricardo Losardo (en el centro).

El hábito de fumar no es una buena compañía para la salud a pesar de alguna idea que por ahí anda dando vueltas, sobre todo en el mundillo de los cafés y de los bares. A veces el individuo en soledad busca su compañía y encuentra en el cigarrillo a la persona ausente.

El doctor Ricardo Losardo alerta sobre la problemática del EPOC y el daño que produce en los pulmones, otro de los tópicos tratados durante la Jornada en el Día Mundial sin Tabaco, en la Asociación Médica Argentina.

Es importante dejar de fumar. Dejar el hábito, dejar la adicción, y eso se puede hacer, claro con gran voluntad y con ayuda profesional.

¿Cómo afecta el consumo del tabaco en la respiración?

Hay una enfermedad con un nombre largo que se llama Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, y por tal razón se la abrevia con las siglas EPOC. Los médicos así nos referimos a ella habitualmente.

¿Entonces que es la EPOC?

Es una enfermedad crónica que ocasiona un gran sufrimiento y transcurre en años, de lenta evolución y progresiva. Los pacientes no pueden respirar normalmente. Hay una inflamación crónica del aparato respiratorio producida por la inhalación del humo del tabaco. Eso es en términos generales y sin entrar en detalles científicos. Esta irritación crónica destruye el tejido pulmonar normal y entonces el pulmón pierde su capacidad para la que fue creado, es decir, respirar.

¿Tan importante es el daño que el consumo de tabaco produce en ese órgano?

Es así. Y algo más. En el pulmón se oxigena la sangre que recorre nuestro cuerpo, la sangre que circula por el aparato circulatorio, arterias y venas, trae los desechos que dejan los tejidos y en el pulmón se limpian, se oxigenan. Allí se eliminan sus impurezas, se purifica. Si el pulmón está enfermo esta tarea no la puede realizar correctamente y la sangre sigue circulando sin limpiarse totalmente. Hay una deficiente oxigenación de la misma. Así disminuye la efectividad de la función de la sangre en los tejidos a la que está destinada.

Es decir el pulmón complica secundariamente al aparato circulatorio...

Correcto. Es un círculo vicioso. No hay conciencia suficiente entre esta enfermedad y el tabaco. Si la hay con el cáncer de pulmón. Pero la gente no tiene aún registrado el EPOC como daño principal por el consumo de tabaco. En esta Jornada se hizo hincapié en esta enfermedad y fue expuesto por un destacado neumonólogo el doctor César Sáenz, del Hospital Ramos Mejía.

A estos pacientes ¿les falta el aire, tienen fatiga?

La destrucción progresiva y constante del tejido pulmonar produce enfisema. Y es así como a estos pacientes les falta “el aire” nosotros lo llamamos disnea. La disnea puede ser de distintos grados, desde leve hasta intensa. Esto disminuye enormemente la calidad de vida de estos pacientes, impidiendo en los casos más avanzados y graves las actividades comunes, las más simples que un individuo hace. Enfisema y bronquitis crónica son una mala combinación que estos pacientes tienen y que disminuye su capacidad pulmonar o respiratoria.

¿El trasplante pulmonar está relacionado con esta enfermedad?

En casos extremos se llega al transplante pulmonar. Hay famosos actores y actrices, cantantes y músicos, escritores, ex-presidentes y princesas que padecieron de esta enfermedad por excesivo consumo de tabaco.

Pero para el público en general, la enfermedad pulmonar más relacionada con el consumo de tabaco es el cáncer de pulmón, que además la gente sabe que puede ser fatal.

Es de conocimiento popular que el consumo de tabaco está asociado al cáncer y este último a la muerte. Se estima en 6 millones de personas que fallecen al año por este tema. De tal manera que si se evitara el consumo de tabaco no habría esas muertes. Por ello se dice que son muertes evitables. El consumo de tabaco está relacionado con más de una docena de tipos de cánceres. El humo de tabaco aumenta las posibilidades de mutaciones celulares y así aparecen las células cancerosas, por ello es mejor no fumar y así evitamos los cánceres. Al respecto, en la conferencia inaugural de esta Jornada se abordó este tema. Fue una clase brillante que dio el doctor Juan José López Costa, un investigador argentino de reconocimiento internacional.

¿Cuál es la mejor recomendación para no llegar a esto?

Es importante dejar de fumar. Dejar el hábito, dejar la adicción, y eso se puede hacer, claro con gran voluntad y con ayuda profesional. Por ello es muy importante todo el esfuerzo que hacen las distintas sociedades de lucha antitabáquica y que en esta Jornada nos acompañaron más de una docena de ellas.


Dr. César Sáenz de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria recibiendo el diploma de reconocimiento de las autoridades de la Asociación Médica Argentina.

Entidades que participaron en la Jornada

  • Asociación Antitabáquica sin pucho
  • Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR)
  • Asociación Argentina de Tabacología (AsAT)
  • Asociación de Médicos Municipales (AMM)
  • ¡Basta! Jóvenes latinoamericanos libres de tabaco
  • Centro de Investigaciones de Enfermedades no Trasmisibles (CIENTA)
  • Fundación Interamericana del Corazón-Argentina (FICA)
  • Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS)
  • Instituto Nacional del Cáncer (INC)
  • Instituto de Oncología Ángel H. Roffo
  • Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC)
  • Sociedad Argentina de Cancerología
  • Sociedad Argentina de Periodismo Médico (SAPEM)
  • Sociedad Argentina de Neumonología
  • Unión Antitabáquica Argentina (UATA)

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción