Se celebra hoy en México la tradición del “Niño perdido”

El Día de Niño Perdido es una tradición de la zona norte del estado de Veracruz (México) que se celebra el 7 de diciembre, víspera de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, y que está inspirada en un momento de la vida del Niño Jesús.

Esta bella tradición se basa en el siguiente pasaje del Evangelio de San Lucas (Lc 2, 41-45): “Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca”.

El Día del Niño Perdido recuerda este hecho de la infancia de Jesús. Esta tradición se celebra año tras año y de generación en generación, según informa la Arquidiócesis de Xalapa.

Un signo muy característico de esta tradición que se celebra de manera especial en la localidad de Tuxpan, es que los niños caminan junto con sus padres jalando carros de cartón que portan velas encendidas. Los niños disfrutan de este recorrido nocturno por las avenidas principales que también están adornadas con velas.

No te olvides de lo grande que fuiste de niño

No te olvides de lo grande que fuiste de niño

Con este signo de las luces se muestra al Niño Dios el camino de regreso a casa.

Antes de iniciar el recorrido, los niños asisten a la Iglesia junto con sus padres para participar en la Misa y recibir una catequesis donde se proclama el Evangelio de San Lucas.

El signo, señala la Arquidiócesis, “nos recuerda el mismo mensaje de Jesús: Yo soy la Luz del mundo, el que me sigue no andará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida (Jn 8,12)”.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: ACI Prensa