¿Postre?... no, satélite

La empresa argentina Satellogic puso en órbita sus dos primeros "nanosatélites" comerciales, "Fresco" y "Batata" en honor al clásico postre nacional.

Miden menos de un metro de altura y prometen, como el "zorzal" criollo, transmitir "cada día mejor".

La compañía Satellogic, creada por Emiliano Kargieman con apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y del Invap, puso en órbita a "Fresco" y "Batata", dos nanosatélites comerciales que prometen provocar una disrupción en el acceso al espacio. Es la misma empresa que en abril de 2013 lanzó el "Capitán Beto", en noviembre de ese mismo año a "Manolito" y en junio de 2014 el satélite "Tita".

%%adsense%%


“En los tres primeros probamos tecnología. Con estos dos ya podemos ofrecer servicios”, explicó Emiliano Kargierman, CEO de Satellogic

El espacio se hace alcanzable

Emiliano vió un nicho por explorar y decidió actuar para "democratizar el espacio". El costo de los nanosatélites es dramáticamente menor que los convencionales y puede suplir muchas de las funcionalidades de estos. "Me di cuenta de que la industria del espacio usa ingeniería de hace cincuenta años, es terriblemente renuente al riesgo y está dominada por pocos jugadores muy grandes, que en general son proveedores del Estado. Eso resta incentivos para hacer las cosas en forma más eficiente, más rápida, más económica y mejor.", analiza.

Fresco y Batata transportan tres cámaras de un metro de resolución: una multiespectral, otra hiperespectral y otra térmica. Pesan aproximadamente 35 kg y se desplazarán uno detrás del otro en órbita polar, rodeando al planeta -pasando por los polos- a 500 km de altura. Cada 93 minutos completan una vuelta al mundo.

Principalmente, permitirán monitorear campos, cultivos, industrias petroleras e infraestructura en tiempo real. Para eso, cuentan con tres cámaras de un metro de resolución: una multiespectral, otra hiperespectral y otra térmica.

Los satélites miden 80 centímetros de alto por 40 de ancho, pesan 35 kilos y fueron lanzados desde China. Satellogic ya firmó cartas de intención con varios clientes que contratarán sus servicios.

“El tiempo de desarrollo de estos satélites fue de un año -detalla-, aunque, por supuesto, estamos avanzando de manera incremental sobre todo lo que veníamos haciendo con los satélites anteriores. Y si bien hay empresas en otros países que están yendo en busca de la misma oportunidad, en este momento vamos a estar liderando este campo en términos de satélites de alta resolución, con un margen 100 veces mejor en eficiencia y costos.”


Alegría y entusiasmo por el éxito de los lanzamientos

Sin duda, esta parece ser la punta de un iceberg repleto de oportunidades, y Argentina está haciendo punta.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción