¿Por qué mutan los virus?

Darwin postuló que la selección natural es el medio para que las especies evolucionen. Adaptarse y transmitirlo. A medida que las células de cualquier organismo se replican van adquiriendo mutaciones.

Los virus no escapan a las reglas de la evolución de Darwin, aunque para vivir necesiten un huésped ya que solo están constituidos por un ácido nucleico, ADN o ARN recubierto por una capa de proteínas, grasas y azúcares. El virus introduce su información genética en la célula y la reprograma para producir más virus. Como se reproducen muy rápidamente se producen errores en las copias, que se denominan mutaciones. La mayoría de las mutaciones no tienen efecto sobre sus características principales. Sin embargo si la cantidad de virus en un organismo es muy grande o persiste mucho tiempo, puede surgir alguna mutación que lo favorezca, como ser más transmisible o provocar una infección más grave. Selección natural en estado puro.

Cuando un virus nos invade tratamos de defendernos desarrollando anticuerpos que bloquean las proteínas exteriores del virus y así evitar que entre en nuestras células. Un virus que aparenta ser diferente a otros que nos han infectado tiene una ventaja, por eso busca burlar a estas defensas o encontrar otros huéspedes donde reproducirse. Para ello, muchas veces necesita cambiar sus características, es decir, mutar nuevamente. Muchas adaptaciones virales involucran cambios en la superficie exterior del virus.

Influenza y mutaciones

  • Los virus de la influenza cambian constantemente a medida que se reproducen. Producen pequeños cambios en las proteínas de superficie para impedir que las reconozca el sistema inmune y pueda fabricar anticuerpos.
  • La mayoría de las vacunas contra la influenza están diseñadas para atacar las proteínas de superficie. Los pequeños cambios que ocurren producen virus que presentan una relación bastante cercana entre sí, de manera que el sistema inmunitario contra uno de los virus de la influenza probablemente reconozca y responda ante virus similares, lo que se denomina "protección cruzada”.
  • Sin embargo la acumulación de mutaciones pone en riesgo el mecanismo y podemos contraer la enfermedad más de una vez y se deba revisar y actualizar la composición de la vacuna contra la influenza todos los años para mantener una correspondencia con los virus en constante cambio.
  • La influenza A surgió cuando se produjo un cambio antigénico mayor en 2009. La mayoría de las personas no tenía inmunidad contra el nuevo virus.

Las mutaciones y el Covid-19

Por el momento se han encontrado muy pocas mutaciones en los distintos nuevos coronavirus que están circulando. Algunos estudios sugieren que ya se están hallando variantes menos virulentas, pero aún es pronto para poder afirmarlo con certeza.

La introducción de cuarentenas estrictas, sin precedentes en la historia, probablemente ejerció presión sobre el virus al restringir su circulación.

La pregunta clave es si las mutaciones pueden tener repercusión en la efectividad de las vacunas, aunque muchos expertos lo consideran improbable, al menos por el momento. A largo plazo quizá tengamos que replantearnos la composición de la vacuna aunque por ahora, es demasiado pronto para decirlo.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram

Dra. Emilse Carreras (M.N. 62919)