Mariel Kernes: "Los escritores tenemos mas insatisfacciones que alegrías"

Mariel Kernes es contadora. Pero un día, sintió el llamado de las letras. En esta nota, cuenta los sinsabores que deben sortear los escritores independientes y cómo transita este nuevo oficio que descubrió de grande y estando ya consolidada en un sector mas ligado a los números que a lo narrativo. Asegura que nunca es tarde para cumplir un sueño y que, en todo caso, ella se siente una administradora de todo lo que la rodea: planillas, familia e historias.


Por Mariela Blanco
@marielablanco26

 

Contanos sobre los inicios de esta pasión por las letras

Mariel Kernes: Cuando comencé a escribir mi primer libro sentí que no podía parar, tenía muchas ideas y cosas que escribir y estaba muy inspirada. Siempre me gustó escribir y no me había animado, una amiga mía me contó que había escrito un libro y eso me entusiasmó.

¿De dónde surgen las historias?

M.K: Mi marido -que es administrador de consorcios- nos contaba tantas historias del día a día en los edificios que se convirtió en mi 'muso'. Casi sin darme cuenta escribí mi primer libro 'Anécdotas de un administrador de consorcios'. Una vez finalizado el libro, cuando lo tuve en mis manos, me emocioné mucho. Veía plasmado en esas hojas muchas horas de trabajo, de dejar cosas personales o familiares para dedicarle tiempo a mi libro y a cumplir un sueño. Pero a los pocos días de tener a este hijo de tinta en mis manos, me caigo y me fracturo la muñeca. Con la mano sana, se me ocurrió llamar a uno de los diarios mas leídos del país y 15 días después, me había convertido en noticia. Fui al kiosco y ahí estaba yo con mis anécdotas y el brazo con un yeso. No hay mal que por bien no venga, pensé. Esa fue la primera satisfacción que me brindó mi primer libro.

El sueño se había hecho realidad...

MK: Exacto. No lo podía creer. No es fácil ser autor independiente, son más los NO y las frustraciones que las alegrías. Pero eso no me hizo bajar los brazos. Y fui por más. Casi sin darme cuenta comencé a escribir lo que sería luego mi segundo libro, 'Vecinos famosos y otras historias desopilantes de edificios'". Dicen que no hay 2 si 3 así que ya estoy en plena redacción de una nueva obra, también relacionada con el lado B de las celebridades.

¿Cómo hacés par poder compatibilizar tus dos trabajos?

M.K: Durmiendo menos. Cuando llego de trabajar, me pongo el traje de mamá y las pantuflas de escritora y estoy tipeando hasta que alguien me llama para poner la mesa. La esencia femenina es un poco así, mujer orquesta que le dicen. Y además, creo que soy una gran organizadora de cosas, como una planilla de EXCEL. En definitiva, mi trabajo formal y mi pasión por la escritura no son incompatibles. En horario de oficina organizo números y por las noches organizo historias.

¿Podemos decir que sos una admistradora de historias?

Bueno, podría ser. El título de escritora siento que me queda grande todavía. Así que sí. Podríamos decir que soy una administradora de todo lo que me rodea. Llevo las cuentas del hogar, manejé muchos años los libros contables de otros y ahora administro historias de famosos. En definitiva, no son mundos tan irreconciliables como se cree.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram