Los 7 increíbles beneficios de la espirulina

No se debe considerar a la espirulina como la más reciente cura milagrosa que apareció en el mercado. Sin embarogo, ésta ha estado entre nosotros desde mediados de 1970 y gracias a los numerosos beneficios que su consumo ofrece para la salud, sin duda se quedará por mucho más.

Se trata de un tipo de alga verde/azul que algunas personas confunden con la clorera. Estas algas crecen bien en grandes cuerpos calientes de agua que son altamente alcalinos. Y aunque la humanidad la conoce desde el siglo IX, como hemos mencionado su producción a niveles industriales comenzó en la década de 1970 gracias a una empresa francesa.

Si hay algún producto de origen animal o vegetal que pueda considerarse superalimento, definitivamente esta alga encaja con la descripción, y mientras avances en la lista de beneficios de la espirulina comprenderás por qué.

1 – Mantiene a tus ojos saludables:

La espirulina contiene unas sustancias conocidas como xantófilas, que pertenecen al grupo de los carotenos. Probablemente alguna vez le has oído a tus padres decir que si no comías tus zanahorias ibas a tener que utilizar anteojos cuando crecieras.

Este conocimiento popular no es del todo errado. La zanahoria, tanto como la espirulina, poseen xantofilas que están asociadas con la disminución del riesgo de sufrir cataratas y un retraso en la degeneración macular asociada con la edad.

2 – Reduce la inflamación:

Esta alga es considerada una importante fuente de ácido gamma-linolénico (GLA), conocido por ser un potente agente antiinflamatorio natural.

Ayuda a las mujeres durante los síntomas del período premenstrual y al tener más de 25 veces más concentración de calcio que la leche, de doblemente beneficiosa para las mujeres embarazadas.

Es más, sus efectos en la artritis fueron probados para conocer el impacto de su consumo en personas que padecían esta enfermedad. Se demostró que tan solo 8 días después de consumir esta alga, la inflamación causada por la artritis había disminuido hasta los mismos niveles que cuando se utiliza medicación.

3 – Evita las reacciones alérgicas:

Para medir los efectos que la espirulina podría tener en las personas alérgicas, los investigadores realizaron pruebas clínicas en tres grupos diferentes de pacientes. Según este estudio, el primero recibió solo placebo y no se obtuvo ninguna mejoría. Al segundo grupo se le dio 1000 mg de espirulina al día pero tampoco obtuvieron un alivio significativo.

Sin embargo el grupo que recibió 2000 mg de espirulina durante la prueba de 12 semanas sí vieron un gran mejoría en sus reacciones alérgicas. La administración de espirulina redujo muchos de los síntomas habituales de alergia, tales como estornudos, descarga nasal y congestión.

4 – Destruye bacterias y virus:

Esta alga posee propiedades antimicrobianas que limitan el crecimiento de bacterias y levaduras patógenas, oxigenando la sangre y limpiándola.

Se ha demostrado que es posible mantener las infecciones de candida bajo control si en el estómago se favorece el crecimiento de bacterias saludables. ¿Cuál es la parte que nos interesa de todo eso? Pues que justamente la espirulina ataca aquellas bacterias de la flora natural de nuestro cuerpo que son más nocivas para nuestro organismo.

5 – Reduce los niveles de colesterol:

Es más, este producto natural ha demostrado ser muy útil para aumentar el colesterol “bueno” y al mismo tiempo reducir el malo.

Según unas pruebas en animales realizadas por la Chungnam National University de Corea del Sur, tomar esta sustancia de forma diaria junto a una saludable reduce significativamente los niveles de colesterol en sangre y también los triglicéridos.

Nota: Ningún medicamento de prescripción debería de dejarse de consumir para ser reemplazado por la espirulina. Si quiere utilizarla como tratamiento complementario, no dude en consultarlo con su médico.

6 – Es un potente antioxidante:

Uno de los elementos principales de esta alga es la C-ficocianina, una sustancia que le da su color azul verdoso. Éste es un potente antioxidante que ayuda a combatir los daños producidos por los radicales libres en el cuerpo.

Por si esto fuera poco, la espirulina también es rica en:

  • Vitamina E
  • Carotenos
  • Selenio
  • Ácidos fenólicos

Todas estas sustancias hacen de la espirulina un poderoso antioxidante que ayuda a mantener el cuerpo en óptimo estado. ¿Qué estás esperando para comenzar a incluirla en tu dieta?

Por Fátima Denis.
Licenciada en nutrición por la Sociedad Argentina de Nutrición, entrenadora personal y promotora del estilo de vida saludable a través de http://www.tipsnutritivos.com

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Gentileza, Fátima Denis | www.tipsnutritivos.com