La salud mental se pone a prueba todos los días en el mundo laboral

No traicionarse a sí mismo, el mensaje que estuvo en el eje del Segundo Congreso Universitario de Psicología aplicada al trabajo

Por Paula Urien | LA NACION

Domingo 12 de mayo de 2013 | Publicado en edición impresa

Este segundo congreso que trata las problemáticas del mundo laboral y su reflejo en la psicología humana dejó como conclusión, una vez más, cuán importante es el trabajo en la vida de las personas y el sufrimiento que trae aparejado cuando la persona siente que está fuera de lugar o que está haciendo alguna actividad reñida con su propia ética.

Ya en 2012, Christophe Dejours, titular de la cátedra Psicoanálisis-Salud-Trabajo en el Conservatoire National des Arts et Métiers de Francia, había visitado la Argentina, ocasión en que fue nombrado profesor honorario de la UBA. En esa oportunidad habló sobre La centralidad del trabajo y su relación con la salud mental. En esta nueva ponencia, como apertura del segundo congreso organizado por la Cátedra II de Psicología del Trabajo, Dejours fue un poco más allá. "No hay neutralidad en el trabajo respecto de la salud mental", dice este profesor citado recurrentemente durante las diversas exposiciones.

El sufrimiento fue su tema. "El trabajo no es un decorado externo del funcionamiento psíquico individual", comienza. "Hombres y mujeres no están en posiciones idénticas en este sentido porque hay ¿relación?relaciones de dominación, y eso conmociona el funcionamiento psíquico."

Según Dejours, para escalar posiciones algunas mujeres toman una actitud más viril, una actitud de hombre. "Para ellas hay pruebas más exigentes que para los hombres, por lo que se da una pugna entre su identidad sexual y la social. Pierden una parte de su femineidad."

Pero este dejar de ser uno mismo no sólo es un problema femenino. "El sufrimiento ético, es decir, consentir las prácticas impropias para conservar el trabajo, lleva a conflictos familiares, agotamiento, insomnio, pero lo peor es que la persona se traiciona a sí misma."

Otro tema recurrente para él es la evaluación de desempeño, que no llega a la profundidad de quién es cada uno y lo que realmente rinde. "Los métodos de medición son falsos y siempre lo serán. Lo esencial del trabajo es subjetivo, no tangible. Vale el reconocimiento del trabajo y el juicio de los colegas."

DEL SUICIDIO AL CAMBIO

Michelle Aslanides, directora de la especialización en ergonomía de la UTN FRBA, presentó el caso de la reorganización del trabajo de los comerciales de la empresa Telefónica Orange, que era nada menos que la ex France Telecom, compañía que sufrió más de 45 de suicidios por parte de sus trabajadores entre 2008 y 2010. "En determinadas empresas hay factores que son un caldo de cultivo para el sufrimiento derivado de la falta de reconocimiento al trabajador", dice Aslanides. "Las personas sufren porque los valores de la empresa dejan de ser los suyos y se les aplican consignas de trabajo que no concuerdan con su manera de pensar."

Aslanides realizó una auditoría junto a tres colegas francesas a raíz del pedido de un Comité de Higiene, Seguridad y Condiciones de Trabajo formado por delegados de diversos sindicatos, el director regional y sus distintos asesores. "La auditoría que nos pidieron se debía a que se estaba implementando una reorganización del trabajo que, según los delegados, podía traer riesgos para la salud."

"Nosotros demostramos que ese riesgo estaba relacionado con la falta de sentido de las nuevas medidas de organización que llevaría a los trabajadores a brindar un peor servicio y a enfermarse por ese motivo." Se habían puesto en marcha según la ergónoma (especialista en el análisis del trabajo y en el diseño de soluciones a los problemas identificados), quien recopiló más de 350 testimonios, diversos métodos para lograr que los trabajadores se retirasen de la empresa. Uno de ellos era llevar su trabajo dentro de un radio de acción de 300 kilómetros.

"Vimos que se trataba de mobbing, una manera encubierta de despedir que lleva consigo un gran sufrimiento. " Después de la intervención del Ministerio de Trabajo de Francia, en 2009 renunció Didier Lombard, el número dos de la empresa y fue demandado judicialmente por acoso moral.

Dentro de la gran cantidad de especialistas que analizaron diversas temáticas, Patricio Nusshold, doctor en psicodinámica del trabajo, estudió la complicada dinámica laboral de los call centers.

SEGUIR UN GUIÓN

"Hace muchos años que sabemos que la forma en que está organizado el servicio impide que se haga lo que se tiene que hacer", dice Nusshold. Una vez más, el trabajo reñido con la propia ética del empleado conspira contra la salud mental porque "se le pide al trabajador que haga algo que considera que está mal". Es decir, se le fijan metas que están relacionadas no con la lógica del trabajo, sino sólo con la lógica de la productividad.

"Para los trabajadores de call centers, la lógica se transforma en guiones que tienen que repetir y que son grabados. Ellos afirman que si pudieran decir lo que realmente creen, se resolverían mejor los problemas y la empresa tendría mejores resultados."

Finalmente, Daniela Lucena, doctora en Ciencias Sociales, hizo un llamado a que el arte y la creatividad estén presentes en la actividad diaria, para que "recuperemos la capacidad creadora que nos ponga de manifiesto como seres únicos y diversos"..

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

LA NACION