La respiración: El remedio más económico del mercado

A veces estamos inútilmente agobiados por hechos irreversibles del pasado o sufriendo ansiedad por el incierto futuro, balaceándonos en un permanente columpio de estrés.

Nunca hemos aprendido a manejar las emociones negativas. Ni en casa ni en las escuelas nos enseñaron qué hacer cuando llega la bronca, los celos o la depresión. Sin embargo la respuesta la tenemos a la mano: la respiración, es el nexo entre el mundo interno del silencio y el mundo externo de actividad, nos puede hacer penetrar en espacios internos que antes ignorábamos. La mente es sutil y no puede ser manejada con la mente, pero sí con la respiración que es mas tangible.

Estos son conocimientos milenarios que han sido ignorados durante siglos pero ofrecen una cantidad innumerable de secretos y llaves para tener mejor calidad de vida.

Con solo unos minutos de prácticas diarias de las técnicas respiratorias se pueden alcanzar estados de sosiego y de descanso profundo que dejan de lado la vacilación mental entre el pasado y el futuro, el origen principal del estrés.

Los argentinos están inútilmente agobiados por hechos irreversibles del pasado o sufren ansiedad por el incierto futuro, balaceándose en un permanente columpio de estrés. El estrés no es sobrecarga de actividad, es simplemente una actitud mental fácilmente reparable.

Los Ritmos Respiratorios Naturales

Cada emoción tiene un ritmo respiratorio que le corresponde. Los enfermos o deprimidos apenas respiran, gimen y exhalan – huumm -, pero las personas alteradas o furiosas jadean pesada y rápidamente. Aprendiendo a respirar en diferentes formas se revierte la respiración y también las emociones.

Es más, cada individuo puede conocer su nivel de estrés observando su ritmo respiratorio y la profundidad de su inhalación y exhalación. En un estado de meditación profunda las respiraciones por minuto son tres o cuatro. Una mente alterada y nerviosa pasan los 20 o 25.

Todas las técnicas de respiración que uno pueda añadir a su vida diaria son de un gran beneficio para la mente y para el cuerpo. En un cuerpo bien oxigenado es mas difícil que proliferen los virus y una respiración balanceada y rítmica lleva armonía a la mente.

Todos los que deseen mejorar su calidad de vida y salud mental y física pueden aprender estas técnicas sencillas y breves.

Los pulmones son un filtro por el que podemos eliminar 80% de toxinas y sin embargo usamos sólo el 30% de la capacidad pulmonar.

Los motivos del cambio son simples: en un cuerpo mas oxigenado los virus encuentran mayor dificultad en proliferar y con una mente saludable el sistema inmunológico se eleva.

Beneficios:

  • Reduce el estrés
  • Mejora la salud
  • Estabilidad emocional
  • Aumenta el nivel energético
  • Mayor claridad mental y entusiasmo
  • Paz mental y felicidad diaria
  • Mayor capacidad de concentración y productividad

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Beatriz V. Goyoaga