La década del 40

Para todos aquellos nacidos entre 1940 y 1950.

Para todos aquellos nacidos entre 1940 y 1950 y para que los que vienen después nos comprendan, somos los sobrevivientes:

Considere los cambios que hemos vivido:

Nosotros nacimos antes de la TV.

Antes que la penicilina, antes que la vacuna anti-polio, las comidas congeladas, los aviones jet, las copiadoras Xerox, los plásticos y las lentes de contacto, el fax, los cierres velcro y la píldora anticonceptiva.

Somos anteriores al radar, las tarjetas de crédito, las computadoras, la fusión y fisión del átomo, los rayos láser y el bolígrafo.

Somos anteriores a la medibacha, los lavaplatos, los microondas, los secarropas, las frazadas eléctricas, los acondicionadores de aire.

La ropa Lavi-listo y la caminata del hombre a la Luna. Nosotros primero nos casábamos y después íbamos a vivir juntos.

En nuestro tiempo, los muebles eran inmuebles y no hoteles de rotación rápida. Las conejas eran animalitos y no chicas de Playboy.

Los Blue-Jeans eran azules y eran ropa de trabajo, no envases ajustados de glúteos de todos los colores.

Tener relaciones era llevarse bien con los parientes, la dieta era algo para enfermos y el ayuno parte de semana santa.

Somos anteriores a los maridos "Ama de Casa", a los derechos de los homosexuales, a las parejas elegidas por computadoras, carreras universitarias dobles, trabajos dobles, medicinas prepagas, hogares de ancianos y terapia de grupo.

Jamás oímos hablar de medios, FM, pasacassettes, procesadora de textos, corazones artificiales, yogures con fruta o varones usando aritos.

Para nosotros, tiempo compartido era estar con la novia muy juntitos, nada que ver con departamentos de veraneo por una semana o condominio.

Trucha era un pescado, un programa era una mujer y la palabra software no existía. Copar un término de militares o jugadores por dinero y Made in Japan no era bueno.

McDonalds, hamburguesas y café instantáneo no existían, pero teníamos la fonda a la vuelta, el bife vuelta y vuelta y el cortado del gallego de la esquina.

Nosotros llegamos a la sociedad cuando se podía comprar algo por 5 y 10 centavos, por 10 se comía un flor de helado, sin colorantes ni sabores artificiales.

Se andaba largos trechos en tranvía, se compraba una Bilz y se mandaba una carta y dos postales. Se compraba un auto nuevo por 3500 pesos y la nafta costaba 21 centavos el litro.

En nuestros días fumar estaba de moda para los hombres. La hierba era pasto y ravioles la comida de los Domingos.

La coca una cosa nueva que quería competir con la Bidu.

La música era algo que se podía silbar y oírla despacio.

Un bailable era algo lento para "chapar" y Sida era un tipo resfriado pidiendo sidra.

Pero tenemos que enfrentarnos con el presente. Somos la última generación que creyó que hacía falta un marido para tener un hijo.

"Maleducado" era lo peor que se le podía decir a alguien en gran enojo. Hoy hemos aprendido que bolu... es un nombre genérico - (Todos se llaman Bolu...).

Pero sobrevivimos, así que celebremos.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram