La cómida rápida puede ser la causa de tu depresión

Puede sentirse muy bien cada vez que saboreas esa hamburguesa y patatas fritas que comes tan a menudo y afirmas no poder dejar.

Puede sentirse muy bien cada vez que saboreas esa hamburguesa y patatas fritas que comes tan a menudo y afirmas no poder dejar.

Sin embargo, deberías saber que la ''felicidad'' que te traen es totalmente pasajera, y está científicamente comprobado que a largo plazo alimentarse con comida chatarra podría tener efectos depresivos.

Riesgo de depresión

Según un nuevo estudio publicado sobre psiquiatría biológica, se descubrió que tener una dieta alta en grasa puede hacerte más propensa a sufrir depresión y aumenta el riesgo a tener desórdenes psiquiátricos.

Esto se explica porque los microbiomas en tus intestinos pueden alterar las funciones de tu cerebro.

Forma de comportamiento

Para comprobar esto, se realizó un estudio en ratones. Les inyectaron a ratones que no vivían a base de comida con grasa microbiomas de ratones que sí consumían grandes contenidos de grasa.

Los ratones inyectados tuvieron comportamientos de ansiedad

Por lo tanto, se comprobó que a pesar de que no tengas sobrepeso, los microbiomas en tu intestino pueden afectar seriamente el funcionamiento del cerebro y desembocar en enfermedades mentales.

Susceptibilidad

Si bien el estudio no fue realizado en humanos, los expertos afirman que esto demostró que una alimentación alta en grasas, incluso si es temporal, puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad mental.

Por lo tanto, si justificas todo ese consumo de comida chatarra en la felicidad que sientes cada vez que la pruebas, debes saber que es solo una alegría efímera. Y que a la larga, puede traer incluso una desgracia.

Descuida, no es necesario que te alejes definitivamente de este tipo de alimentos, pero sí que moderes su consumo y verás cómo el placer que sientes cada vez que la comas será mayor, ya que además de traer muchos otros problemas de salud, puede afectar tu bienestar mental.

Vía: iMujer

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram