La actitud positiva cuida el cuerpo y la mente

¿Cómo ayuda al cuerpo una actitud positiva? Ser optimista es una cualidad que ayuda en todo sentido. Pero la ciencia ha demostrado que repercute directamente sobre nuestra salud física.

El Dr. Mario Alonso Puig es psiquiatra y ha dedicado gran parte de su carrera a incentivar en sus pacientes el pensamiento positivo y la psiconeuroinmunología. En este sentido, el especialista sostiene que diversos estudios han comprobado que con tan sólo un minuto sosteniendo un pensamiento negativo el sistema inmune queda expuesto y en una situación delicada.

"El distrés, esa sensación de agobio permanente, -explica- produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal. Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo y afecta a nuestra capacidad intelectual ya que deja sin riesgo sanguíneo aquellas zonas del cerebro para tomar decisiones adecuadas".

En este contexto, tener una actitud negativa no sólo repercute sobre nuestra mente sino también afecta al cuerpo. Así también, se han comprobado que las personas más irritables tienen una mayor propensión a tener afecciones cardíacas.

El Dr. Alonso Puig también afirma que el pesimismo afecta directamente sobre los acontecimientos que nos suceden en los ámbitos cruciales de la vida, tales como el laboral. "Es mucho más difícil para las personas con pensamientos negativos prosperar en su trabajo. Incluso aquellas con mayor capacidad intelectual y brillantez ven sus posibilidades mermadas por el recelo que genera su negatividad".

Así, las personas sumidas en planteamientos negativos acentúan su aislamiento. En este sentido, Alonso Puig destaca que en la empresa moderna y competitiva se valora especialmente el líder, caracterizado por su capacidad de afrontar situaciones complejas y difíciles con planteamientos positivos. "Si desea prosperar, debe profundizar en pensar positivamente", aconseja.

Pero, ¿cómo lograr que el pesimismo no invada? ¿Cómo lograr en la práctica una actitud positiva?

Diversas corrientes tanto de la psicología como de la espiritualidad han formulado algunas herramientas para lograr el optimismo y no fracasar en el intento. Una de las más populares es la del autor Robin S. Sharma, quien implementa el método al que denomina "Pensamiento opuesto" ¿De qué se trata? El escritor sostiene que la mente sólo puede pensar una cosa por vez. Entonces, cuando nos abruma un pensamiento negativo lo estimulante sería pensar absolutamente lo opuesto, lo contrario. Inmediatamente, se evaluará mentalmente la alternativa positiva al conflicto, se tendrá en cuenta cuál sería la herramienta para sobreponerse a una situación adversa o bien poder ver el "vaso medio lleno" de lo que sucede.

El psicoanálisis va más allá del sujeto individual y evalúa cómo el pesimismo puede calar hondo a través de su contexto y repercute a nivel social. El reconocido médico y psicoanalista argentino, Fernando Ulloa explica el concepto introducido por Sigmund Freud llamado "cultura de la mortificación".

Definido por una situación en donde prevalece, fundamentalmente, la queja que nunca se recibe de protesta. Es decir, el pesimismo es tal que ni siquiera se convierte en hecho en palabra. Hay un adormecimiento tal que la negatividad se apodera del sujeto. "La transgresión es siempre fundadora, ya que introduce la posibilidad de una ruptura de esa mortificación cultural.

Esto me permite hablar de cómo en esas condiciones de mortificación prevalece el síndrome de padecimiento, donde la gente pierde coraje, valentía; pierde lucidez, en la medida que se atiene a las consecuencias; se idiotiza y, además, se desadueña de su cuerpo, pierde el contentamiento del cuerpo en acción" En este sentido, Ulloa explica que la sociedad en muchas oportunidades que sume en un malestar tal que no exige, no protesta y ni siquiera nota su padecimiento. Salir de "la encerrona trágica de no saberse mortificado" es el primer paso para tomar una actitud positiva y actuar en consecuencia tanto a nivel individual como social.

Investigaciones científicas, psicoanalíticas o bien especialistas en la espiritualidad o la psicología, coinciden en cómo una actitud positiva es funcional en todas las áreas de la vida.

El cuerpo y la mente dependen, en gran parte, de la salud mental y la alegría puede ayudar a su cuidado.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram