Ingress tiene al mundo como su tablero de juego

Cualquier lugar del mundo puede ser escenario del duelo entre los «Iluminados» y la «Resistencia»

Punta Bonita, California, EE.UU - En una fría tarde de un lunes de mayo, justo antes de que el faro se apague por el resto de la semana, tres "agentes" de Ingress se reunieron y cruzaron el viejo puente metálico del siglo 19. Estaban decididos a mantener el control del faro para su equipo, la Resistencia.

Ingress se juega con una app para smartphones, pero en la mayoría de los casos los jugadores pueden atacar o defender sus lugares en el juego, conocidos como portales, sólo si están cerca de los lugares del mundo real en donde se encuentran los portales.


Jugadores que viajaron desde San Francisco a Prospect Park en Brooklyn

El plan salió mal. Uno de los jugadores, Kathryn Jensen, cuyo nombre en código es TheStudette, accidentalmente desplegó un arma que significaba que el equipo contrario, los Iluminados, se haría con el control del faro, alrededor de las 15:30, cuando el faro se encontraba cerrado. Para remediar el error, los jugadores tuvieron que ignorar las advertencias de un guarda parque y persistir luego de la hora de cierre del faro. Se las ingeniaron para recuperar el faro nuevamente a manos de la Resistencia, bloqueando un intento de crear un enlace virtual a un portal en Hawai por el equipo contrario, que no pudo conseguir a nadie que se acercara hasta el faro, pero vio la actividad en el escáner del juego.

Esta mezcla de mundo real, la interacción de varios jugadores y la compleja estrategia digital de Ingress, lo destaca de otros juegos móviles. Tomando la vieja consigna del juego infantil de "capturar la bandera", pero con tecnologías de simulación en línea como World of Warcraft, Ingress es uno de los primeros juegos populares construidos usando la tecnología de realidad aumentada, que superpone objetos virtuales en el mundo real.

Desarrollado por los ingenieros de geolocalización de Google y lanzado al público en diciembre de 2013, Ingress tiene más de un millón de jugadores activos en 4.000 comunidades en todo el mundo, incluyendo altas concentraciones en los Estados Unidos, Japón y Europa. El año pasado, Google separó al equipo de desarrollo, formando una compañía independiente llamada Niantic Labs, cuyo nombre está inspirado en un barco ballenero que llegó a San Francisco durante la fiebre del oro.

La trama de Ingress involucra a misteriosos alienígenas que están enviando XM, o "materia exótica" a la Tierra a través de portales de energía, como fuentes, edificios públicos y monumentos. Los jugadores pueden elegir unirse al equipo de los Iluminados, que cree que la materia exótica es beneficiosa para la humanidad, o la Resistencia, que desconfía de los aliens y lucha contra su influencia.


Gaspar González, un agente de Ingress, debajo de un árbol en Prospect Park. Crédito Foto: Hilary Swift para The New York Times.

Para poder realizar la mayoría de las acciones en el juego, los agentes deben visitar físicamente los portales. Acciones más elaboradas, como la interconexión de portales para construir un campo de energía (control field), requieren varios agentes jugando de manera coordinada.

Niantic planea usar el mismo concepto para el mercado masivo a finales de este año, con el lanzamiento de Pokémon Go, una nueva adición de la franquicia Pokémon Fantasy, que también utilizará realidad aumentada y se jugará a través de smartphones, interactuando con el mundo real.

El enfoque en lugares físicos como tablero de juego es deliberado. John Hanke, CEO de Niantic, se unió a Google en el año 2004, cuando su startup Keyhole fue adquirida por el gigante de las búsquedas, convirtiéndose en la base de Google Earth. Luego de trabajar durante siete años en la mejora y el refinamiento de los mapas de Google, Hanke y su equipo comenzaron a reflexionar sobre qué otra cosa podía hacer con el mapa y su tecnología.

"Todo el mundo está perdiendo su tiempo encerrado con sus computadoras. Nadie va a los parques locales.", señaló Hanke en una entrevista en la sede de Niantic en San Francisco. "Queríamos hacer algo más aspiracional: sacar a la gente afuera."

R. M. Harman, uno de los jugadores que defendieron el faro de Punta Bonita, señaló que el juego sin duda ha mejorado sus hábitos de ejercicio, incluso había ocupado una gran parte de su tiempo libre.

Harman, un "data architect" cuyo apodo es Auros, sale con frecuencia en su bicicleta por la noche para tomar los portales de Silicon Valley. Y en septiembre pasado, se elevó muy alto en el país a California con su esposa y un amigo para recapturar portales controladas por el enemigo en Kerrick Prado cerca del Parque Nacional de Yosemite. La ubicación era tan remota que tuvieron que utilizar un módem vía satélite para conectarse a Internet y obtener acceso al juego.

"El juego tiene una onda de agente secreto" dijo Harman, quien usa el nombre en clave OninekoKin. Hace un llamamiento a los programadores - al menos una temprana empleado de Google que se ha retirado de la empresa juega a tiempo completo. También hace un llamamiento a las personas tímidas, que les da una excusa para reunirse y conectarse con otros.

La Sra. Jensen, una coach ontológica, dijo que había hecho muchos nuevos amigos que juegan Ingress y ha visitado a su portal número 10.000 en París en abril de 2015, usando los lugares en el juego como una guía turística para recorrer la ciudad. "Vi París de una manera distinta a la mayoría de la gente," dijo.


Los miembros del equipo de los "Iluminados", en Prospect Park. Sus oponentes en Ingress son la "Resistencia". Crédito Foto: Hilary Swift para The New York Times.

Las operaciones más complejas involucran a jugadores que coordinan las acciones de todo el mundo. En julio pasado, cerca de 150 jugadores del equipo de la Resistencia, trabajaron juntos para conectar portales en tres islas remotas: Svalbard, una isla de Noruega en el Océano Ártico; Failaka Island, frente a Kuwait en el Golfo Pérsico; y Fuerteventura, una de las Islas Canarias frente a Marruecos.

Niantic también patrocina grandes eventos Ingress cada trimestre, el más reciente a finales de mayo, cuando los jugadores se reunieron para realizar operaciones en nueve ciudades alrededor del mundo, incluyendo Brooklyn (NY), Rotterdam (Holanda), Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Tainan (Taiwán), Padua (Italia) y Manila (Filipinas).

Las repetidas visitas a una sola ubicación por parte de los jugadores (agentes) de Ingress, pueden resultar sospechosas a los ojos de las autoridades, como los guardaparques o agentes de policía. Pero una vez que los funcionarios aprenden sobre el juego, a menudo suelen incorporarse y convertirse en nuevos "agentes".

"Tenemos un buen número de policías que son jugadores", señala John Hanke.

En octubre de 2015, Niantic se alzó con 20 millones de dólares aportados por la compañía Pokémon, Nintendo y Google, con la promesa de otros potenciales 10 millones más una vez alcanzadas etapas aún no divulgadas.

Hanke no quiso entrar en detalles sobre las finanzas de Niantic, aunque la empresa obtiene parte de sus ingresos por patrocinios de empresas. Uno de los más poderosos escudos del juego, el AXA Shield, por ejemplo, lleva el nombre de la compañía de seguros AXA. Niantic también permite a las empresas patrocinar sus tiendas en el juego, como lo hacen Lawson y SoftBank en Japón.

Niantic gana dinero en las celebración de las "Anomalías", las reuniones y eventos de jugadores en todo el mundo, la venta de objetos virtuales en el juego y recuerdos como carteles, camisetas y libros electrónicos. La compañía también está explorando la posibilidad de realizar un programa de televisión de Ingress. Además prepara el lanzamiento de Pokémon Go, otro juego de realidad aumentada del exitoso animé japonés, que le traería jugosos ingresos adicionales.

Hanke afirma que el objetivo de Ingress, no es sólo entretener, sino también ayudar a la gente a explorar el mundo en el que viven.

"Parte del disfrute del juego es salir de la rutina", dijo. "No estamos atrapados en un sofá como en 'The Matrix'".

Nota original en inglés: The New York Times

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: The New York Times | Traducción: VidaPositiva