Geometría Sagrada, la matriz geométrica de la vida

Los comienzos de la vida se forman bajo patrones de Geometría Sagrada.

Algunos conceptos que se vieron en la charla fueron:

La realidad material utiliza patrones geométricamente ordenados de creación. Estas grillas que se conforman, son fractales y holográficas, expresiones de energía y conciencia que se expanden interconectadamente e infinitamente por toda la creación, formando una matriz divina. Estas redes serían algo así como "los planos de la creación". Esta matriz está representada por una forma geométrica denominada "La flor de la vida", constituida por diecinueve círculos sobrepuestos en forma de mandala.

Esta forma es muy antigua y está representada en lugares arqueológicos de civilizaciones anteriores. Existen representaciones antiquísimas en templos de Creta (Grecia), India, Turquía, Córdoba (España), Abydos (Egipto), Austria, Israel y hasta el mismo Leonardo Da Vinci la estudió.

Se podría decir que es la matriz geométrica de la vida y que de ella surgen todas las demás formas vivas. La "Flor de la Vida" y muchas otras formas geométricas, como los sólidos platónicos, forman la estructura de nuestro cuerpo de luz, de nuestro planeta, de nuestra galaxia. Es el lenguaje principal de la forma y la proporción en el Universo Material.

Este diseño de círculos que se superponen conforman un patrón primario de energía/lenguaje cuya resonancia permite mantener conectadas a todas las cosas en la matriz del Universo.

Los comienzos de la vida se forman bajo patrones de Geometría Sagrada

La mitosis (división celular en la gestación de los seres vivos) comienza con la división de 1 célula en 2 (2 círculos superpuestos), luego se divide nuevamente en 4 y así sucesivamente. En las intersecciones de esas células con forma circular podemos visualizar la flor de la vida, presente en todos los órdenes de la naturaleza.

El universo físico está gobernado por una Dinámica Molecular donde los átomos son unidos por energía, esta energía es producida por 2 electrones y cada átomo aporta 1 electrón. Los electrones en la órbita poseen carga negativa y los protones en el núcleo carga positiva. Las partículas girando con cargas opuestas generan energía. Las moléculas de la materia están compuestas por átomos, que a su vez se componen de electrones y protones (partículas subatómicas), compuestos de fotones (luz) e interactuando entre sí con un gran "vació" ó "eter" ó campo cuántico intermedio. En síntesis, somos seres de luz, vibrando en distintas frecuencias dentro de un campo unificado de energía universal, en donde se encuentra, entre otros, nuestro universo físico de tres dimensiones.

Estas formas geométricas de energía van creando la grilla o matriz de la materia que nos crea tal como somos, compuestos de:

ESPIRITU: La Energía o Conciencia Universal.
ALMA: Es el campo del intelecto o proyección de la mente universal. La "mente" capta la conciencia universal, que está ubicada fuera de nuestra propia mente individual.
AURA: Radiación Electromagnética (EM).
CUERPO FISICO: Masa / Materia.

Como seres humanos deberíamos captar esa energía y liberarnos cada vez más de nuestra parte material y más densa, para pasar a ser más livianos, etéreos y espirituales, vibrando en frecuencias más altas y más cercanas a la luz.

"Partimos de la materia, la materia es energía y por tanto tiene vida, pero no tiene espíritu o energía espiritual porque toda ella es energía material, energía densa, pero conforme va tomando conciencia de sí misma, la materia se va transformando en espíritu. La energía no se crea ni se pierde, se transforma. El espíritu se va liberando de la materia, o sea, la energía material (densa) se va transformando en energía espiritual (ligera)".

La diferencia entre una y otra es que la energía material no tiene conciencia pues no percibe la realidad.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram

Resúmen de la Conferencia sobre Geometría Sagrada, brindada por el periodista de investigación Brad Hunter.