Extraños hábitos de grandes genios

A pesar de sus extraños hábitos, lograron lo que para muchos parecía imposible. 4 consejos para alcanzar el éxito.

Cuatro excéntricos hábitos de grandes genios de la historia.

Bañarse con agua fría

Sin importar la época del año, Benjamin Franklin acostumbraba a nadar en agua helada y bañarse con ella. Los especialistas afirman que, al realizar esta rutina con agua fría -no necesariamente congelada- todos los días, el cuerpo entra en una especie de shock que promueve el aumento de la circulación de la sangre, llegando principalmente al cerebro.

Llorar

Steve Jobs fue un visionario con un nivel altísimo de genialidad e innovación. El co-fundador del gigante de Cupertino, Apple, era defensor de la necesidad de llorar, sin importar la causa. Según Jobs, las lágrimas del llanto purificaban su espíritu. Y no estaba tan equivocado, ya que al llorar, el cuerpo libera hormonas que bajan el nivel de estrés.

Dormir la siesta

Leonardo Da Vinci prefería dormir durante el día, en lugar de a la noche, cumpliendo una rutina de varias siestas de diez o veinte minutos diarios. La ciencia destaca, que para mejorar nuestra memoria y productividad, existen estudios que determinan que no es necesario dormir de noche, sino la manera de realizar esta acción.

No pierdas tiempo en cosas poco importantes

Los genios tales como Einstein, Steve Jobs y Mark Zuckerberg, eligen dejar de lado las cosas poco importantes. Nos acostumbramos ver a Jobs con su clásica polera negra y sus jeans claros, o actualmente ver al CEO de Facebook con su típica remera gris, de la cual afirmó tener muchas iguales.

Pequeñas decisiones que podrían ayudarte a simplificar tu vida cotidiana y despejar tu mente, para enfocarte en tus proyectos.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción