El secreto del hombre más feliz del mundo

Su nombre es Matthieu Ricard y es la mano derecha del Dalai Lama.

“La felicidad es una forma de ser. El desafío es dejar que esa forma de ser supere a todos los demás estados emocionales”, este es el consejo y el reto del quien es hoy el hombre más feliz del mundo, categoría que no es proclamada por él mismo sino por la ciencia.

Su nombre es Matthieu Ricard y es la mano derecha del Dalai Lama. Una investigación realizada por la Universidad de Winsconsin demostró que el cerebro del monje de origen francés posee un exceso de actividad en la corteza prefrontal izquierda -que concentra las sensaciones placenteras-, en comparación con la misma región del lado derecho del cerebro.

Las mediciones realizadas a Ricard, efectuadas a partir de sensores que medían sus niveles de estrés, irritabilidad, placer y satisfacción, determinaron un índice de felicidad inédito hasta el momento.

La investigación comenzó hace 20 años atrás y focalizó su eje de análisis en el estudio de la plasticidad del cerebro y cómo actúa el factor cambio sobre las decisiones, estados de ánimo, actitudes y emociones en los seres humanos.

Los científicos tomaron como objeto de estudio a los monjes budistas tibetanos, quienes exhibían un nivel de inteligencia emocional impactante. En este sentido, se indagó sobre cómo las prácticas contemplativas, cómo las técnicas de meditación, logran cambiar el cerebro humano y predisponen a emociones positivas.

En el caso de Ricard, los investigadores concluyeron que 40 años de meditación modificaron su cerebro y es una persona con una “capacidad extraordinaria para disfrutar la vida y una menor propensión hacia la negatividad”.

Matthieu Ricard tiene 68 años y abandonó su profesión como biólogo molecular en Francia para estudiar budismo en la India. Luego, viajó a Nepal y por su sabiduría, dedicación y esfuerzo terminó convirtiéndose en el consejero y traductor del Dalai Lama.

Es uno de los líderes espirituales más queridos y respetados en el mundo entero. Además, es el autor del libro “Defensa de la felicidad”, cuya recaudación obtenida por sus ventas es donada en su totalidad a obras solidarias.

Consultado en varias oportunidades por su estado de plenitud, Ricard es concreto y contundente: “Cualquiera puede ser la persona más feliz del mundo si busca la felicidad en el lugar correcto. El problema es que tendemos a no hacerlo”

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción