El hombre que vivió hace 700 años

Investigadores británicos reconstruyeron el rostro de un hombe del siglo XIII. Lo llamaron “Context 958” y bien podría confundirse con cualquiera de nosotros hoy en día.

Parece la foto de un hombre de hoy, pero es el rostro de una persona que vivió hace 700 años en Inglaterra, durante el siglo XIII.

En el marco del proyecto Después de la plaga: salud e historia en la Cambridge medieval, los científicos de la División de Arqueología de la Universidad de Cambridge junto al Centro de Anatomía e Identificación Humana de la Universidad de Dundee, lograron la reconstrucción facial digital de Context 958, nombre impersonal con el que identificaron a un hombre que vivió hace 700 años, y que fuera desenterrado en una fosa excavada entre 2010 y 2012 en el cementerio de Cambridge. Se trata del primer retrato digital basado en el estudio de restos humanos de ese período histórico, de un total de 400 cuerpos localizados. El proyecto busca conocer cómo vivieron y murieron los seres humanos del siglo XIII, "gente corriente con pocos recursos".

John Robb, investigador del Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge: "Probablemente era un interno del hospital de Saint John, una institución caritativa que proporcionó la comida y un lugar para vivir para la gente tan indigente de la ciudad". Debido a que los restos fueron encontrados en los terrenos de una organización benéfica, creen que se quedó sin hogar.

El equipo logró identificar algunos hábitos y costumbres del hombre: determinaron que tenía más de 40 años cuando murió y que había llevado una vida difícil. "No podemos decir qué trabajo hizo específicamente, pero era una persona de clase trabajadora, tal vez con algún tipo de comercio especializado", afirmó Robb.

"Una característica interesante es que tenía una dieta relativamente rica en carne o pescado. Esto sugiere que, aunque era una persona de clase trabajadora, podía dedicarse a algún tipo de comercio que le diera acceso a alimentos".

El cuerpo estaba enterrado boca abajo, algo que llamó la atención ya que no responde a las costumbres del período medieval.

Al examinar el cráneo, se encontró evidencia de un trauma o golpe en la parte posterior de su cabeza, pero que ya había sanado en vida. También determinaron que sufrió hambre severa o algún tipo de enfermedad durante su infancia, de acuerdo al estudio del esmalte en la dentadura.

Esta es la primera etapa de una investigación que se prolongará hasta 2021. Las próximas reconstrucciones digitales, traerán al presente los rostros de una generación que puede darnos algunas pistas acerca de quienes somos hoy y quienes seremos en el futuro.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción