El estrés y la psiconeuroinmunología

La PNI ha planteado el desafío de tratar la mente y el cuerpo como una unidad en la cual es posible estimular la denominada farmacología humana, para de esta manera influir en el sistema inmunológico y en los mecanismos que permiten afrontar la condición de enfermedad; pudiendo hacer posible desde una mejor calidad de vida hasta la sanación.

El termino estrés fue introducido por Hans Seile, originalmente refiriéndose a las reacciones inespecíficas del organismo ante estímulos tanto psíquicos como físicos, con procesos normales de adaptación (eustress) y anormales (distress). Seile describió tres formas clásicas de la respuesta orgánica:

  1. fase de alarma (respuestas fisiológicas).
  2. fase de resistencia.
  3. fase de agotamiento neurovegetativo.

Mecanismos fisiológicos y fisiopatológicos del estrés

  1. a todo estimulo externo o interno físico, o psíquico, sigue en el organismo una reacción.
  2. las reacciones pueden ser específicas o inespecíficas.
  3. las reacciones orgánicas persiguen dos fines: a) preparar defensas inmediatas (lucha o huida) b) desencadenar proceso de adaptación.Si los estímulos son muy intensos se repiten frecuentemente o persisten por mucho tiempo, se satura la capacidad de adaptación y se presenta la desadaptación alterándose la homeostasis orgánica.

Respuestas generales durante la fase de resistencia al estrés

Las respuestas mediadas por neurotransmisores secretados a nivel hipotalámico estimulados desde la corteza cerebral, y modulados por el sistema límbico. Impacto del estrés en la enfermedad

  • Enfermedad cardiovascular: la ansiedad se une a problemas psicosociales y familiares, potenciándose las relaciones entre angina y factores fisiológicos como altos niveles de colesterol. Existe una relación entre la morbilidad y la mortalidad por un lado y factores psicosociales como grandes cambios en la vida, situaciones vitales crónicas, etc.
  • Cáncer: se presenta una mejoría y posibles cambio inmunológicos cuando existe mayor apego al medico, y mayor seguimiento de las recomendaciones como ejercicio y dieta.
  • Enfermedades infecciosas: el estrés es un factor en la patogénesis y/o severidad de las infecciones, siendo un modulador de la respuesta inmune; el estrés puede aumentar la susceptibilidad y severidad de la infección primaria.
  • Edad: la relación entre estrés e inmunidad puede tener mayores consecuencias en adultos mayores, porque la función inmune disminuye con la edad, particularmente aspectos funcionales de la respuesta de inmunidad celular.
  • Embarazo: puede convertirse en un factor de tensión cuando algo no marcha bien, a pesar de ser conocidos muchos de los cambios fisiológicos, psicológicos y sociofamiliares, la interrelación que existen entre los sistemas nervioso, endocrino y el aspecto emocional es un tema del que hay poco escrito.; existen variaciones en el animo e inestabilidad emocional, cambios en el equilibrio psicológico, ansiedades y miedos, personalidad previa con sentimientos de abandono, actitud de rechazo hacia el embarazo, etc.

Relación entre ambiente psicosocial y complicaciones obstétricas

El soporte familiar juega un papel particularmente importante; con altos niveles de estrés y poco soporte familiar y social, las mujeres tienen altas tasas de complicaciones obstétricas. En este caso la calidad y cantidad de apoyo sociofamiliar son importantes.

PSICONEUROINMUNOLOGÍA

La psiconeuroinmunología (PNI) es el campo científico que investiga las interacciones entre el cerebro (mente/conducta) y el sistema inmune y sus consecuencias clínicas. El termino fue acuñado en la década de los 70 por Robert Ader; los aspectos clínicos se relacionan con el entendimiento de los mecanismos biológicos subordinados por la influencia de factores psicosociales sobre el comienzo y curso de las resistencias inmunológicas, y el entendimiento de la inmunología, generada en síntomas psiquiátricos. Ofrece desarrollar nuevos modelos no lineales de salud y enfermedad; en donde la colaboración interdisciplinaria es generalmente esencial e intrínseca para su investigación.

Los médicos sabios han conocido el rol de las emociones en el comienzo y en el curso de las resistencias inmunológicas y en las enfermedades. En el curso de los años desde 1940, algunas observaciones “psicosomáticas” fueron hechas con respecto a factores emocionales en el inicio y curso de las enfermedades autoinmunes. La Fundación Científica de la Psiconeuroinmunología es el resultado de una recopilación de trabajos históricos; por ejemplo, a fines de 1950 y principios de 1960, experimentos con animales implicaron que el estrés podría afectar ambas inmunidades: la humoral y la celular. Solomon, Levine y Kraft, demostraron que las experiencias en los primeros años de vida pudrían afectar la respuesta mediada por anticuerpos en la edad adulta. Korneva y Khai demostraron que el cerebro estaba envuelto en inmunoregulación; consecuentemente Ader y Cohen descubrieron que cerebro y aprendizaje debían relacionar las respuestas inmunológicas. Besedov y Sorkin mostraron que la activación inmune (estimulación antígena) desencadena el eje hipotálamo-hipófiso-suprarrenal en un rol de inmunología.

Tipos de evidencia del Sistema Inmune y su interacción con el Sistema Nervioso Central (SNC)

Ambos relacionan al organismo con el mundo externo y evalúan sus componentes como indemnes o peligrosos, sirven de defensa y adaptación, poseen memoria y aprenden por la experiencia, contribuyen a la homeostasis, los errores en la defensa pueden producir enfermedades. La psiconeuroinmunología ha logrado observar que los factores emocionales en el inicio y curso de las enfermedades autoinmunes incluyen las demandas de rasgo/adaptación y estado, que predisponen factores como tensión e inseguridad, timidez, etc. Así pues, la psiconeuroinmunología del cáncer es un área de creciente estudio; las inmunoterapia están ganando atención, particularmente par al el tratamiento de melanomas, linfomas y cáncer de mama; pues se preocupa por la calidad así como la duración de vida de los pacientes con cáncer. También han sido muy importantes, sus estudios sobre estrés; en donde la función de células T, la actividad de células NK (Natural Killer), la respuesta del anticuerpo a la inmunización, la función de los macrófagos, la activación de virus latentes, conllevan una implicación en las salud. De igual forma, el ejercicio y la alimentación controlada aumentan la esperanza de vida.

Otros aspectos importantes en la determinación de la inmunidad y susceptibilidad a las enfermedades infecciosas es el abuso de drogas, particularmente el alcohol, ya que sus efectos son adversos para los mismos; se ha comprobado que la exposición fetal al alcohol puede afectar permanentemente las respuestas endocrinas y las respuestas inmunes. Igualmente, las diferencias individuales en el comportamiento, estilos de vida, rasgos psicológicos pueden acompañar las diferentes características inmunológicas. El tema de anormalidades inmunológicas que ocurren junto con las enfermedades mentales necesita ser dividido entre aquellas asociadas con la depresión y con la esquizofrenia. Pues una perturbación en un sistema podría ser reflejada en el otro, repercutiendo en la salud. El sistema inmunológicos afecta el cerebro y la conducta, especialmente la vía de la inmunidad mediante citoquinas sobre el SNC. Las citoquinas son pertinentes en la progresión de esclerosis múltiple, gliomas y demencias asociadas al VIH; fiebre, sueño, anorexia y fatiga durante la enfermedad.

Hacia los nuevos modelos de salud y enfermedad

La salud puede ser vista como la capacidad del organismo de regular su propio comportamiento y fisiología y producir la respuesta coordinada ante el desafío de los cambios, los dos sistemas interactúan con el ambiente, y pueden ser pensados como un solo sistema integrado para la adaptación y defensa. La psiconeuroinmunología está disolviendo entonces, los dualismos mente-cuerpo, cuerpo-ambiente e individuo-población; así como modificando la relación medico-paciente y el propio rol del paciente en la superación de la enfermedad y mantenimiento de la salud.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción