Efecto Halo

La percepción suele jugar malas pasadas, a veces toma un atajo. Es lo que se conoce como Efecto Halo.

¿En qué consiste? En etiquetar y valorar a una persona, a partir de un rasgo sobresaliente, positivo o negativo y extender ese juicio hacia otras características que quizá nada tengan que ver.

Es un estigma, una proyección que se expresa a través de nuestros juicios, con prejuicios.

Al revisar minuciosamente nuestras definiciones, observaremos que la mayoría provienen de generalizaciones que construimos con el efecto halo.

Actuamos como victimarios erráticos al juzgar a otros y somos víctimas de la comunicación, la asociación de personalidades a conceptos y marcas. En su proverbio ancestral, los italianos afirman: Traduttore, traditore. Así nos traicionan nuestras percepciones cuando las traducimos.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Claudio Penso Consultores