Asociación de Respeto por el Peatón

Entrevista con Jorge Rodríguez, vicepresidente de la "Asociación de Respeto por el Peatón".

La importancia de plantear el tema es evidente: por año mueren ocho mil personas y 150 mil fueron lesionadas a causa de los accidentes de tránsito. Las causas, el anonimato de las normas y la transgresión de los códigos de convivencia son algunos de los temas de esta entrevista con Jorge Rodríguez, vicepresidente de la Asociación de Respeto por el Peatón, una ONG que se encuentra desarrollando diferentes planes de educación vial con el objetivo de formar a futuro peatones y conductores más responsables.

¿Cuál es la función de la Asociación de Respeto por el peatón?

Su objetivo principal es la educación vial en la capacitación de la sociedad en general. Es decir, hacia los docentes, los estudiantes y hacia todos los organismos vinculados con la competencia del tránsito en todo el país.

¿Cómo podría calificar el estado del tránsito en la ciudad de Buenos Aires?

Hoy circular por la ciudad es una tarea de heroes mitológicos porque todas las barreras que existen y el tránsito que es un caos constituyen una realidad que podría calificar de alarmante. Pero lo más importante es que el caos se traduce en la muerte de miles de personas y más de cien mil lesionados por año.

¿Cuáles son las principales causas de esta situación?

Hay un fuerte componente cultural y está vinculado con la fuerte tendencia del argentino a no respetar las normas. O sea, la viveza criolla es ley. Se piensa primero en violar la ley, antes de cumplirla. Otras de las causas, son la falta de educación y la cerencia de normas por parte de los funcionarios, que parecen no entender que los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte en el país. Es decir, los políticos siempre tomaron la cuestión del tránsito como un negocio y no como un tema para brindar soluciones.

¿Cuál es la estadística de cantidad de víctimas por accidentes de tránsito?

Por semana, es como si un avión se estrellara. Es decir cada siete días mueren 175 personas. Para darte otro ejemplo, es como si tuvieramos una guerra de Malvinas por mes, con 800 muertos. En este marco los accidentes de tránsito dejan entre ocho y nueve mil muertos anuales y más de 150 mil lesionados.

¿Cuáles son las medidas que toma el estado con respecto a estas muestras de peligrosidad de los accidentes de tránsito.

Poco y nada. Los estados hicieron del tránsito un gran negocio. Yo soy muy claro respecto a esto. Carlos Grosso nos puso en cepo, Fernando De la Rúa nos instaló la foto multa y Aníbal Ibarra no impuso los instaladores y un sistema de ingreso de los vehículos ak microcentro que costó como tres millones de dólares y que nunca funcionó.

¿Cuáles son las principales fallas que detecta en el aspecto cultural?

La ley establece que en todos los establecimientos educacionales debería dictarse educación vial, pero esta norma no se cumple. Sólo se hace por iniciativa de los docentes que quieren hacerlo. En Argentina se hace todo al reves, se envían mensajes contradictorios: La publicidad dice 240 kilometros es su seguridad pero después pasan un aviso por televisión de un auto que anda a 300 Km por hora, atropella una anciana o circula a gran velocidad por una estación de servicio. También lo chicos se educan jugando a los videojuegos, corren carreras, chocan y luego ellos perciben que la ciudad es aquello que ellos aprendieron en la TV o en un videogame.

¿Cuál es la forma de comenzar un cambio?

Un paso muy importante para el cambio es el de educación vial en las escuelas para que dentro de diez años tengamos conductores responsables y en el caso, de los adultos, aplicar la sanción que corresponda. Aplicar la ley no como un instrumento de recaudación para el estado sino como una forma de sanción y toma de conciencia sobre su propia vida y la de los otros.

Con respecto al peatón, ¿cuáles son sus errores más frecuentes?

El peatón tampoco respeta ninguna norma. Ni por donde tiene que circular, que es la vereda, ni por donde tiene que cruzar que son las bocacalles. Según una investigación que hizo la asociación, más del ochenta por ciento de los peatones no cumple las normas, ni quiere cumplirlas. A manera de trabajo de campo en la vía pública, tomamos dos cuadras y colocamos cordones de esquina a esquina para que los peatones crucen por las esquinas y no por el medio de la calle. El resultado fue que las personas comenzaron a cortar las cintas para poder cruzar por donde ellos quisieran. Y lo que detectamos es una gran predisposición a violar la norma.Hay una anomia generalizada.

Esta transgresión a la ley por parte del peatón, ¿ocurre en mayor medida en Buenos Aires o se detecta también en regiones del interior del país?

No, tiene que ver con la identidad del argentino. En pequeños pueblos de provincia también se prodecen accidentes por las mismas causas que en las grandes ciudades del país.

¿Cómo podría describir la situación del tránsito en otras regiones de latinoamerica?

Por ejemplo, en Chile y en Uruguay las condiciones son mucho más óptimas que en Argentina. En estos países las sanciones son serias, los ciudadanos cumplen las normas y en el caso de las multas, éstas no se perciben como un impuesto al estado sino que es una pena que influye en la renovación del registro, para sus seguros, etc.

Otra norma que funciona en otros países es la de alcoholemia. Cuestión que aquí no ocurre. Por más que se realicen miles de controles, la ley establece que no se puede sancionar a nadie. Además es totalmente ineficaz, ya que nadie está obligado a someterse al control, éste es optativo. En este marco, una persona que estaría alcoholizada tiene todo el derecho a negarse e efectuar el test. Y de lo contrario, aunque esté alcoholizado y quiera realizar la prueba, si se comprueba su estado tampoco se lo sanciona.

Es decir, una persona que se encuentra bajo los efectos del alcohol y se demuestra este estado, ¿puede irse de allí conduciendo?

Sí, porque la policía no cuenta con un equipo médico con ambulancia que lleve a esta persona a un hospital y se realice allí un dosaje de sangre. Así, lo único que se puede hacer es retenerlo un tiempo, que se calme y luego se vaya. Esto es muy grave ya que el 25 por ciento del total de accidentes se producen en estado de alcoholemia.

¿Si alguna institución educativa quiere recibir educación vial cuál es la forma de contacto con la Asociación de Respeto por el Peatón?

A través de la página web que es www.arpeaton.com.ar o a ww,justiciade faltas.com.ar o a los teléfonos 4382 9402. Este servicio de educación vial es totalmente gratuito.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram