Miramar, una ciudad que apuesta al futuro

Entrevista a Carlos Pagliardini, Director de Promoción Turística de Miramar, quien nos cuenta acerca de los otros atractivos de la "ciudad de los niños".


Por Martín Leonetti

 

VidaPositiva recorrió una de las ciudades balnearias más queridas por los argentinos, en donde la familia siempre es la protagonista. Sin embargo la ciudad de los niños abre nuevas perspectivas y oportunidades a todos aquellos que quieran mejorar su calidad de vida y animarse a salir del "mundanal ruido" de las grandes ciudades.

En Miramar se bajan tres cambios, en pocos días uno se contagia de la "onda slow" y hasta cambia el humor y la predisposición. Aire puro, mar, bosques, buena gastronomía, playas limpias, ambiente familiar y precios adecuados hacen de Miramar un gran destino turístico, pero también una opción para vivir.

Con pasión y gran conocimiento del lugar y su gente, Carlos Pagliardini, Director de Promoción Turística de Miramar, nos cuenta que serían necesarias muchas entrevistas más para poder describir todas las bondades de esta hermosa ciudad.

¿Por qué a Miramar se la conoce como la "ciudad de los niños"?

La ciudad arrancó en la década del '30 con el concepto de "ciudad democrática". Luego hacia los 50, se la llamó "la ciudad de los niños". Era porque en esa época Mar del Plata era aristocrática, donde para bajar a la rambla había que vestir riguroso traje, tenías la etiqueta para diferentes lugares y acá venían principalmente grupos familiares de buen poder adquisitivo pero sin la trascendencia del abolengo o el triple apellido. También venía mucha gente del ferrocarril, de los ingleses, clase media, media-alta, donde se tomaba el five-o-clock tea clásico en el Golf.

¿Qué es lo que más destacas de Miramar?

Miramar tiene cosas nuevas, pero el espíritu sigue siendo el mismo. Es conocerse a sí mismo. Saber qué nos hace buenos, cuál es nuestra fortaleza y además es también una postura nuestra. Miramar no tiene semáforos... la falta de algo no es que adolescemos de semáforos, en realidad es la presencia de una cultura. Una cultura de respeto al peatón, de parar en las sendas peatonales para que la gente cruce. Y ese tipo de prioridades es importante, porque priorizar significa elegir y elegir es hacer uso de tu voluntad. Si voluntariamente, estás eligiendo vivir más tranquilo, descansar, no estar pegado a la bocina, no acelerar, uno llega a este punto donde está en un lugar que hay buena onda y todo el mundo está relajado, eso te contagia y te genera empatía.

¿Qué propone la ciudad a los turistas?

El cambio de formato en las estadías de los turistas -que se ha achicado- también hace que la gente no termine de relajarse. Acá era típico que el cambio en la gente se producía -con clima bueno en tres días, con clima malo un poquito más- porque el turista estaba ansioso por llegar a la playa. Entonces, al tercer día, la persona que veías "colgada del volante", agresiva, con toda la tensión, ya estaba relajada en bermudas y remera, aprovechando para salir a hacer las compras con los chicos y disfrutando tiempo de calidad. Ese estándar de vida es el que a nosotros nos interesa promover. No nos interesa ser la "más", la "menos" de la Costa o de lo que sea, pero sí nos interesa tener una buena calidad de vida y que no solamente sea en verano. Hoy en día, se radican muchas familias con chicos en edad escolar y mucha gente mayor, por la calidad de vida.

A Miramar se la identifica generalmente con verano, vacaciones, escapadas durante el año, pero quizá no tanto como un destino de vida, aunque tiene todas las condiciones para serlo. Por ejemplo ¿qué pasa en el caso de familias con hijos que quieran radicarse aquí, cuando llega el momento de encarar una carrera universitaria?

Sí, pero ¿cuánto tarda un chico en Buenos Aires, que no viva en pleno centro en llegar a la universidad?. Miramar está a una hora de Mar del Plata, donde sí hay buenas universidades y sin el problema del tráfico. Tus hijos salen de acá, suben a un colectivo, llegan a destino y uno sabe por dónde están. Sino también los padres los pueden llevar por una ruta que está pegada al mar.

Sería como venirte al "country", en un entorno más grande y conectado con la naturaleza, pero sin estar dentro de una "burbuja".

Es un "estado de country permanente", porque todos nos conocemos y eso también ayuda a esto de colaborar con el otro, estar pendiente y sentirse acompañado. En las grandes ciudades uno siente esa soledad, eso de estar encerrado en sí mismo por múltiples motivos que te estresan todo el tiempo y acá es todo lo contrario.

Nosotros como gestión pública proponemos acciones cooperativas. Empezamos a trabajar con la gente de Producción y Empleo para -desde el programa Pro Huerta- empezar a promover quintas familiares en zonas urbanas y peri-urbanas. Pero ¿cuál es la diferencia? La diferencia sería utilizar una organización colectiva de la cuadra, ya que en 80 o 100 metros, uno con su vecino puede coordinar la producción. No hace falta que estés produciendo en tu pequeña quinta todo lo que necesites, pero sí probablemente puedas producir bien uno o dos productos que puedas compartir con tu vecino, que va a producir uno o dos productos diferentes. Entonces la idea es que todos puedan coordinar para generar volúmen y variedad.

Un sistema colaborativo, como hizo Italia en los 80 con las micro Pymes.

Exacto, en este caso tus socios son tus mismos vecinos. La gente busca cada día, dentro de esta calidad de vida, saber y conocer la trazabilidad de los alimentos, saber qué estás comiendo, de donde vienen. Nosotros estamos en una zona muy rica en cuanto a la producción agrícola. Nos apuntalamos como fortaleza turística en la gastronomía. Tenemos el circuito turístico que se llama Saboreá Miramar, un trabajo que empezamos hace 6 años para potenciar las escapadas de fin de semana. Tenemos cerca a Mar del Plata, un centro emisor de 800.000 personas y les ofrecemos la posibilidad de venirse a comer a Miramar un fin de semana. La diferencia fundamental es comer rico y barato, pero rico y fresco. Este es el resultado de apuntalar las pequeñas producciones con los emprendimientos gastronómicos.

El objetivo entonces es promover esa sinergia productiva en la comunidad.

Absolutamente, de alguna manera es transferir el poder al ciudadano, que en conjunto logra mucho más que si lo hace individualmente. Cuando uno quiebra la barrera de lo individual tiene la posibilidad de multiplicar su esfuerzo, y digo "multiplicar", no sumar. Nuestra área, el turismo es un componente más de un ecosistema, un eslabón de una cadena y la vidriera del producto final.

El área de Turismo no está disociada del resto de las áreas de gobierno y así todo el conjunto logra cambios a nivel desarrollo económico y social.

Si, por ejemplo el año pasado comenzamos un proyecto que se llama PUPAs (Pequeñas Unidades de Producción Alimenticia), la "s" es del plural.

¿El nombre PUPAs tiene que ver con alguna analogía sobre convertirse, reinventarse?

Exacto ! ¿Qué es PUPAs? Es la señora que cocinaba dulces en su casa, en negro, y se lo vendía a la familia o a los conocidos. Un carpintero que hacía marcos para cuadros, que tenía como hobby producir mostazas y chutnies o chimichurris y otro que hacía encurtidos y así sucesivamente.

¿Qué hicimos con eso? Primero, saber quienes son. Segundo, ayudarlos a ordenarse en lo tributario, que estén en regla, trabajo en blanco. Pero además le das la posibilidad de que ellos legalmente le puedan vender a la Asociación Hotelera, a los balnearios. En la reunión regional "Mar y Sierras" de FEHGRA (Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina), cada uno de los souvenirs era un licor de Kiwi que había hecho un productor de las PUPAs. Todo esto lo habíamos presentado 4 meses antes nada más, no se conocían entre sí.

Y además al pequeño emprendedor también le cambiaste la cabeza con respecto al canal de venta. Por ejemplo, Marcos, un emprendedor que hace mezclas de Muesli. Estaba acostumbrado a vender en la Feria en envases de 200 grs, de manera individual. Cuando lo conectamos con la Asociación Hotelera, le dijeron "esto lo podemos incorporar como una mezcla para el desayuno", porque contiene granos saludables, como quinoa, pero le dijeron "lo queremos en packs de 50Kg". Entonces él bajó costos, en la compra y en stock. Aparte fraccionaba menos y eso se trasladó al precio de todo el producto, con lo cual bajaron los precios de los packs de 200 grs también. Previo a eso, hicimos un trabajo de incubadora de empresas durante un año.

Generar herramientas para que la gente se anime a emprender.

Si, eso es calidad de vida. Darle a una persona la posibilidad de defenderse con sus recursos lícitamente, es un cambio cultural. Y además generás una confianza, tranquilidad, seguridad y generás mercados nuevos. La circulación de ese dinero sigue siendo interna, sigue siendo legal, se retroalimenta. Lo que sucede es que esa gente a la que ya le enseñaste a caminar, arranque a correr y empiece a capturar otros mercados.

¿Cuál es la población estable de Miramar?

35.000 habitantes aproximadamente.

¿Y cuanta población podría albergar el casco urbano actual?

Hasta 70.000 habitantes. Hay 10.000 plazas hoteleras y 70.000 plazas extra hoteleras. Con 80.000 plazas llenás Miramar.

¿Y si se vienen a radicar 25.000 personas más por ejemplo?

Tenés 28.000 plazas en departamentos solamente, que en su mayoría están desocupados en temporada baja.

Una característica reconocida en Miramar es su calidad de agua.

Si, hay un muy buen acuífero con muy buena calidad de agua. Además desde hace 6 años contamos con una Planta de Tratamiento de Efluentes Cloacales que permitió mejorar las emisiones al mar, además de que los barros derivados de los residuos sólidos son reconvertidos en fertilizante natural para los productores locales. Por ejemplo logramos bajar mucho las enfermedades como la conjuntivitis en las playas, ya que no se vuelcan residuos al mar.

¿Existen acciones o inversiones para generar energía limpia y sustentable?

Ya estamos trabajando. A fines de este año comienza la producción de un Parque Eólico muy grande, con capacidad para 100.000 habitantes. Hace ya varios años que venimos haciendo propensiones en cuanto a vientos y frecuencias para lograr el promedio de 8,5 m/s que se requiere para que los molinos funcionen y además para no tener el bajón improductivo. Se va a hacer en un campo que está entre Mechongué, Miramar y Mar del Sud, sobre la ruta 88, así aprovechamos también el tendido de media y alta tensión para su distribución. También estamos trabajando en lo que tiene que ver, no sólo con la generación sino con la conservación y aislamiento, que es importante porque se evita el desperdicio de energía.

Somos uno de los pocos municipios que aprobó la construcción ecosustentable con quincha adobe, que te plantea cambiar la línea recta y un montón de cosas y te genera también mejores aislamientos que los actuales. Hay 6 casas con planos aprobados en lo que es construcción en adobe.

El adobe vuelve a ser un material noble...

Sí, cambiando una vieja ley que decía que lo hecho en adobe es "rancho", hoy en día volvemos al uso del adobe como material noble y eso nos lleva a otro esquema muy importante, que es que la mayoría de las construcciones en adobe se están haciendo con proyectos colectivos.

Más allá de lo eólico también venimos trabajando en la producción en hogar y la venta al distribuidor del excedente.

Descentralizar la producción de energía. Cada hogar sería una usina.

Exactamente. Aunque hoy en día en la Argentina, todavía no está aprobada la ley en la cual un particular puede vender el excedente a la red. El tendido de red actual lamentablemente hace mucho que no tiene mantenimiento, por eso tenemos a veces fallas y cortes. Implica una inversión muy grande en el tendido eléctrico.

La idea con los paneles solares es una opción pero además está la idea de techos verdes, que te permite aislarte con respecto al tema de las heladas y exceso de calor, generar y producir como quinta y aumentás la capacidad de absorción.

¿Están trabajando en alguna ley para incentivar estas prácticas?

No hay tanto desarrollo en este momento. Lo que sí estamos tratando de incentivar es la reultilización o la mejor utilización de la energía solar. Por ejemplo a través del termotanque solar. Por la zona donde estamos, no tenemos suficiente radiación para mantener la temperatura, con lo cual vamos a un híbrido, con una resistencia para levantar la temperatura cuando se necesite o que el agua precalentada en solar vaya a un termotanque a gas, en donde bajás a un tercio el consumo de gas, respecto del sistema tradicional. Todo esto se disparó por los aumentos de tarifas.

Argentina está en un momento de oportunidad histórico para este tipo de emprendimientos.

Absolutamente. Desde el Estado Nacional debería haber algún tipo de excención o incentivo económico para los que quieran hacer algún cambio. A nivel local por el momento no tenemos incentivos, pero sí tenemos el apoyo de los desarrolladores.

Estamos haciendo pruebas en Mar del Sud con pequeñas turbinas eólicas para poner en tu casa. Están basadas en un tanque de 200 litros, cortado. Se hacen los álabes sobre el mismo perfil y se monta sobre un mástil y hoy en día con la iluminación LED te permite generar energía de 12V, usando una batería, como para iluminar por ejemplo un puesto. Todas esas cosas están surgiendo. Además queremos cambiar todas las luminarias por LED y generar otro tipo de circulación.

¿Qué tipo de cambios?

Quitar todo lo que es estacionamiento y generar un sólo espacio de asignación, cosa que nadie pare, para promover que la gente camine. Porque sabemos que cuando la gente camina, tiene más chance de comprar. Se revaloriza también la propiedad. Hay estudios de México, de Canadá donde propusieron la peatonalización de forma parcial y se revalorizó la propiedad, se generaron muchas más oportunidades de negocios, hubo más circulación de posibles compradores y hubo un cambio. La otra opción que estamos barajando es generar perspectivas, ya que tenemos fotos viejas del lugar. Un frame dividido en el antes y ahora donde se pueden ver los cambios en el tiempo.

Nosotros proponemos a todos los que quieran radicarse, que hay un cambio posible, a través de cosas que uno puede hacer de manera directa, colectiva y con compromiso, para cambiar tu vida. Para ahí vamos, no podemos sostener más este nivel de consumo. No va a aguantar nadie!

Tenemos una ciudad que no tiene grandes alturas, que tiene un orden bastante marcado en el trazado, está bien iluminada, no hay barrios de emergencia. La ciudad tiene buena arquitectura, es limpia, entonces tenés un montón de facilidades que te dejan más cerca de ese proyecto de ciudad ideal.

¿Qué viene ahora? Promover una mejor utilización de la energía, incentivar el uso de las bicicletas, la buena gastronomía. Somos las decisiones que tomamos.

Volviendo al turismo ¿Un lugar para visitar?

Mar del Sud -a 17 km de Miramar- está creciendo, la zona de Rocas Negras es increíble. Está a 3 km del centro. Hay una imagen de la virgen, frente al mar, en una pequeña ermita y frente tenés las rocas que emergen cubiertas de mejillones, por eso se llama Rocas Negras. Ahora hay un puente que cruza el arroyo y te permite llegar bordeando el mar.

¿Y para comer?

Hay un lugar que se llama Nanni Cocinero, que es un emblema de la gastronomía local, dirigido por el chef Fernando "Nanni" Cotado que hace cocina de autor. Tiene cuarto año de veterinaria, con lo cual conoce perfectamente cómo se produce y cómo se cría. Además tiene un entrenamiento de ventas, que aprendió de los franceses de Peugeot. Entonces te encontrás con un plato emblema, los ravioles verdes fritos, de espinaca con albahaca y muzzarella, la masa sequita, los abrís y se desparrama la muzzarella, es muy bueno, ha llegado a tener 48 salsas diferentes.

¿Me puedo venir a radicar a Miramar?

Y mirá, ahora vamos a tener avión todo el año, con una low cost, que es Avian de Avianca, que llega a Mar del Plata, entonces en una hora veinte, estás en Buenos Aires, gastando lo mismo que si tenés que llegar desde el conurbano al centro. El costo del avión ida y vuelta está casi lo mismo que el pasaje en micro.

Muchos miramarenses, durante muchos años, por falta de oportunidades se iban. Algunos volvían y otros no. Hoy en día el compromiso nuestro es generar la posibilidad de que la gente vuelva. Cuando tenés una población de gente muy joven y gente mayor, ninguno de los dos grupos tiene la posibilidad de generar un cambio, el cambio está en el medio. El medio es el que quiera llegar a una mejor posición económica, que tiene una aspiración y el que arriesga. Es el joven profesional que se fue a estudiar y no volvía, a ese hay que darle una oportunidad para que vuelva.

Para eso hay que predicar con el ejemplo, no?

Tal cual, la única manera de educar es a través del ejemplo. Todo el gabinete del actual intendente -Germán Di Cesare (45)- es gente jóven, que nos educamos afuera y volvimos para hacer nuestra familia acá, porque sabíamos que nuestros hijos iban a poder ir al mismo colegio donde fuimos nosotros. Esas bajadas de conceptos son las que te permiten desarrollar acciones concretas.

¿Cómo llegan esas acciones a la sociedad?

Por ejemplo, este año va a ser la tercera edición de la Bienal Internacional de Arte Mural en Miramar, que es la que permitió desarrollar un espacio muerto al lado del arroyo con los murales. La consecuencia fue que hoy en día tenés un paseo al lado del arroyo, iluminado, con una calzada perfecta, donde la gente corre, hace picnic, practica golf, caminan, en donde hay asientos y después va a haber esculturas a lo largo del trayecto. Eso permitió cambiar un sector que originalmente era un basurero, una zona inundable. Se puso en valor y se levantó el valor de la propiedad.

Otro emprendimiento muy importante es la construcción del Hotel Howard Johnson, en la zona de Parquemar, a 300 metros de la ruta, frente a la cancha de rugby. Se le concedió el terreno por 25 años con opción de renovar, pero a cambio se le pidió llevar el troncal de la cloaca hasta ahí, con lo cual llegan las cloacas a toda la zona de Parquemar. Además le pedimos que tengan un Centro de Convenciones orientado a eventos, para atraer a través de un hotel de cadena a los organizadores de congresos y eventos. Además se contempla que haya un centro de alto rendimiento deportivo.

También estamos trabajando en la creación de un puerto deportivo, porque en la franja de más de 100 km entre Mar del Plata y Necochea, no hay ningún puerto de amarras.

Una ciudad que apuesta al futuro

Vinimos con la idea de una ciudad "para el verano" y nos encontramos con una ciudad que mira al futuro, pensando a largo plazo, a través de acciones comunitarias productivas. Miramar, además de ser uno de los destinos turísticos elegido por las familias, se desarrolla con un propósito y objetivo claro, que promueve el emprendedorismo, las Ferias Verdes, la producción orgánica, el desarrollo de las economías regionales, la innovación a partir de los recursos locales para crear nuevas oportunidades de trabajo y nuevos mercados, así como el uso de energías sustentables y la acción comunitaria como motor del desarrollo colectivo. Pequeñas acciones conjuntas que logran grandes cambios a nivel sociedad. El desafío es cambiar el consumo desenfrenado por una cultura sustentable y humanizada, como parte de una filosofía de vida que pone al ser humano como principal protagonista.